Diario Judío México - El Gran rabino de Jerusalem, Shlomo Amar, recibió la nacionalidad española -con arreglo al derecho de retorno-, el viernes pasado, junto con otros 219 descendientes de judíos sefaradíes.

Esto fue posible gracias a un decreto aprobado el año pasado, en el que los descendientes de judíos sefardíes con vínculos probados a pueden naturalizarse como ciudadanos españoles. Hasta el momento, se concedieron más de 4.300 nacionalidades españolas en virtud de la ley.

Cientos de miles de judíos huyeron de después de 1492, cuando la Iglesia Católica y la Casa Real del país instituyeron una campaña de persecución, conversión forzada al cristianismo, conocida como la Inquisición española.

Los funcionarios españoles señalaron que promulgaron una ley de retorno Sefaradí para enmendar ese error histórico. Esta decisión siguió a la aprobación de una ley de retorno aprobada en Portugal, donde la Inquisición comenzó en 1536.

Muchos de los judíos que huyeron de y Portugal se establecieron en el norte de África, incluyendo los antepasados de Amar, ex gran rabino sefardí de Israel que nació en Casablanca, Marruecos.

En un comunicado, su oficina dijo que el gobierno español le confirió la ciudadanía honoraria en reconocimiento a su trabajo en favor de los descendientes de los judíos expulsados de durante la Inquisición española, añadiendo que no había solicitado la ciudadanía española.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Es posible q me ayuden a ponerme contacto con otras personas q hayan aplicado para nacionalidad Española (Sefardí) para conocer q les solicitaron para demostrar su origen y en definitiva todo el proceso, preguntas, validaciones que hicieron?

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNuevas pistas sobre la muerte de Wallenberg
Artículo siguienteOlimpiadas Río 2016: Cambalache en su apogeo