Meses después de que una larga investigación internacional denunciara el uso de las herramientas de espionaje de la empresa israelí NSO por parte de gobiernos de todo el mundo para interferir en la actividad de periodistas y activistas de derechos humanos, declaró a la empresa como un organismo contrario a sus intereses nacionales.
El Departamento de Comercio de EE.UU. emitió hoy (miércoles) una declaración en la que indica que NSO, junto a la empresa israelí Candiru, se encuentran ahora en una lista de entidades que participan en actividades cibernéticas maliciosas, que van en contra del interés nacional de EE. UU.

Oficinas de NSO en Israel.

Oficinas de NSO en Israel.
(Reuters)
La administración estadounidense informó a Israel poco antes de hacer público el anuncio. Se trata de un movimiento sin precedentes con respecto a empresas israelíes. También se sumaron a la lista negra dos empresas de Singapur y Rusia.
En la declaración emitida por la entidad de comercio se informa que la decisión se tomó sobre la base de la evidencia de que "estas compañías desarrollaron y proporcionaron software espía para gobiernos extranjeros que fueron utilizados como una herramienta maliciosa para atacar a funcionarios gubernamentales, periodistas, empresarios, activistas, académicos y personal diplomático".
Según el anuncio, estas herramientas, la principal de las cuales es el de NSO, “también fueron utilizadas por gobiernos extranjeros para ejercer la represión transnacional, una forma mediante la cual los gobiernos autoritarios atacan a opositores, periodistas y activistas fuera de sus fronteras soberanas, con el objetivo de silenciar a la oposición. Tales acciones amenazan un orden internacional basado en la ley y el orden".

Instalaciones de NSO en Israel.

Instalaciones de NSO en Israel.
(Reuters)
La lista de entidades que establece el Departamento de Comercio es una herramienta utilizada por el Estado para restringir la exportación de artículos que se sospecha están involucrados en actividades contrarias a los intereses de la seguridad nacional o la política exterior de Estados Unidos.
El Departamento de Comercio de EE.UU. dijo en un comunicado que el anuncio de hoy es parte de los esfuerzos de la administración Biden para poner los derechos humanos en el centro de su política exterior: "Este esfuerzo está diseñado para mejorar la seguridad digital de los ciudadanos, combatir las amenazas cibernéticas y reducir la vigilancia ilegal".

Stand de NSO en una feria de 2019.

Stand de NSO en una feria de 2019.
(Reuters)
El escándalo sobre el uso del estalló en el mes de julio a partir de una investigación sobre filtración de datos que llevaron a cabo The Washington Post, The Guardian, Le Monde y otros medios de comunicación. En ese marco circuló el informe de que uno de los políticos espiados era el presidente de Francia, Emmanuel Macron.
En el marco de la cumbre climática COP 26, el primer ministro israelí Naftalí Bennett, se reunió con el mandatario francés y conversaron sobre el escándalo del software. Según una fuente política israelí, Bennett prometió que su gobierno seguirá el tema “de manera discreta y profesional, con un espíritu de transparencia entre las partes” y que Macron acordó “fortalecer la cooperación entre los países y mirar hacia adelante”.