Diario Judío México - y convocaron a una cumbre regional de dos días en para analizar la persistente amenaza de la organización libanesa en el hemisferio occidental.

La cumbre que se realizó entre martes y miércoles se celebró a un mes del 25 aniversario del atentado terrorista contra la sede la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994, con un total de 85 muertos y más de 300 heridos.

La policía, los fiscales y los profesionales financieros asistieron al taller, según un comunicado del Departamento de Estado estadounidense. De acuerdo a lo consignado por el diario The Times of Israel en su sitio Web, a la cumbre asistieron representantes de los países organizadores junto a miembros de Chile, Colombia, Panamá, Paraguay y Perú.

«El taller se centró en el modus operandi de a nivel mundial y su infraestructura y actividades terroristas y criminales en las Américas», dijo el comunicado.

«Los participantes discutieron varias técnicas para restringir y contrarrestar las actividades ilícitas del grupo, incluidas las herramientas financieras y de aplicación de la ley disponibles para identificar, investigar y procesar las redes globales de apoyo y facilitación de », puntualizó el comunicado.

La cumbre se programó como parte de los actos que el gobierno de planea conmemorar un aniversario del atentado a la AMIA.

La cumbre se produce después de que trascendiera que la agencia de inteligencia Mossad desplegó un plan contra el grupo terrorista para obstaculizar sus esfuerzos por establecer almacenes de explosivos desde Tailandia a Nueva York.

El depósito más grande, que contenía unas tres toneladas de nitrato de amonio, un ingrediente clave para algunos tipos de explosivos, se encontró en cuatro ubicaciones en el norte de Londres, sitios allanados por la Policía Metropolitana en septiembre de 2015. Se descubrieron otras reservas de celdas de en Chipre, Tailandia y otros países europeos que no fueron precisado.

A todo esto la Cancillería programó una serie de actividades en más de 20 embajadas de todo el mundo para recordar a las víctimas del atentado a la AMIA, actividad que cuenta con el apoyo del Congreso Judío Mundial (WJC, por sus siglas en inglés) y las comunidades judías de cada país.

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. 12 de junio de 2019
    25 años: “acto cumplido”
    Han pasado 25 años del brutal atentado al edificio de la AMIA acontecido el 18 de julio de 1994. 25 años han pasado y para 85 familias nunca más volvió a ser lo mismo. 25 años han pasado sin justicia, sin responsables. 25 años de discursos, de peleas y culparse unos a otros, y nosotros tanto los familiares como los sobrevivientes, seguimos exigiendo una explicación.

    Hace un par de semanas me encuentro con la noticia de que la Cancillería de Argentina, después de 25 años del atentado, decide conmemorar en varias embajadas y así recordar el brutal atentado. Me pareció muy extraño que luego de 25 años se realizara algo así, en forma oficial. Era extraño que fuera en junio y no en julio, y a mitad de la mañana, y que solo fuéramos invitados con menos de una semana de anticipación. Todo muy raro.

    A pesar de todo lo extraño que me parecía, nuevamente intente confiar en el país que vio nacer a mis abuelos y a mis padres, y organicé todos mis quehaceres laborales para poder participar de tal acontecimiento realizado en la Embajada de Argentina en Israel, en Hertzlia Pituaj.

    El acto comenzaba a las 11 de la mañana, asistí con mi hija y mi tía, y las dejé en la puerta para yo poder ir a buscar estacionamiento. Cuando llego al segundo piso, al lugar mismo de la ceremonia, me encuentro con que el Acto había concluido. Tan conmemorable acto duro menos de lo que demore en buscar estacionamiento: Fue un acto de 10 minutos, en el cual tomó la palabra el Sr. Embajador de Argentina, el Sr Mariano Caucino y el Sr Modi Ephraim director para América Latina de la Cancillería Israelí, todo seguido de un mini video grotesco de muy mal gusto.

    Todos los sobrevivientes y familiares que fuimos invitados y que asistimos quedamos conmocionados con lo presenciado. Fue literalmente una falta de respeto. ¿Cuál era el objetivo del acto? ¿Hacer un check para informar que el “tramite” ya se había cumplido? ¿Decir a viva voz que la cancillería había organizado actos por el atentado a la AMIA? ¿Quedar bien con el World Jewish Congress? Si era solo un hito político, ¿para que nos invitaron a participar?¿ Para verificar que nuestras heridas siguen abiertas?

    Al encontrarme en esa situación… difícil de explicar, la pena, la impotencia y el dolor hicieron en mí recordar una vez más que esa política, ese tipo de protagonismo egocentrismo, ciega. En ese momento y sin importar quién estuviese, empecé a reclamar y proclamar todo lo que he sentido todos estos años: que falta de respeto, que poca capacidad de empatía, que vergüenza ajena. Me sentí muy pasada a llevar, abusada, ofendida.

    Mi hija mayor, quien lleva el nombre de mi madre asesinada, me acompañaba, como siempre. Que duro para ella, una vez más, ver gratuitamente a su mama descontrolada en llanto, en “suelo argentino”.

    Y en ese evidente estado de ánimo, y expresando verbalmente en voz alta lo que sentía, se me aproxima el Sr Embajador, y con la responsabilidad de su cargo, la empatía propia de la diplomacia, me dice “gracias por haber participado”. Yo seguí hablándole al directamente. Y yo no lo pude creer, al parecer el nunca entendió nada, porque por una segunda vez me dijo “gracias por participar”. Que impotencia. Que dolor y vergüenza sentí hoy.

    Señor Presidente de Argentina, Señores Ministros, Señores Embajadores, Señores Políticos, Dirigentes comunitarios: Por favor, basta ya del circo, de palabrería política, de discursos al aire. Dejen ya de una vez usar nuestra tragedia y de jugar con nuestros sentimientos. Basta ya de utilizar el dolor ajeno para realizar actos que no conducen a nada.
    ¡Basta!

    Marianella Kreiman
    Hija de Susana Wolynski de Kreiman, 48 años presente

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNa’amat lamenta el sensible fallecimiento de la Sra. Margarita Nehmad Z”L
Artículo siguienteJueves Ciudadano en Huixquilucan, con la Comunidad Judía de México
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.