Estudiantes Judíos piden a Portugal que “nunca más” ataque a una comunidad Judía

Por:
- - Visto 313 veces
Estudiantes Judíos piden a Portugal que “nunca más” ataque a una comunidad Judía

44 estudiantes Judíos Franceses de las universidades de Oporto enviaron una carta a la Asamblea de la República Portuguesa pidiendo al Estado que prometa que “nunca más procederá con el arresto ilegal de un Gran Rabino y a la invasión ilegal de una Sinagoga, un Museo Judío y residencias de líderes comunitarios”. Los estudiantes se refieren al caso que, en Marzo 2022, llevó a la detención del rabino de Oporto, Daniel Litvak, acusado de formar parte de una asociación criminal dedicada a la falsificación y la corrupción, con la participación de funcionarios de los Conservatorios y con desvíos de dinero que no fue declarado a Hacienda y que fue blanqueado. En Septiembre, la Corte de Apelaciones de Lisboa determinó que las múltiples sospechas “no tenían fundamento” y que el proceso “se basó en nada”, y devolvió al rabino sus 2 pasaportes.

Ilan Cohen, el primer signatario de la petición, dice que “La persecución y discriminación de la Inquisición no fue suficiente para que ellos hubieran parado allí! Los Judíos quedan continuamente desprotegidos porque, a diferencia de otras minorías, siempre están asociados con el dinero, ¡Siempre!”.

Aprovechando que la Asamblea de la República de Portugal ha lanzado una consulta pública sobre las Conmemoraciones del 50 aniversario de la Democracia, los universitarios piden que se coloquen en el edificio del Parlamento algunos textos sobre la persecución que tuvo lugar este año. “El Estado de Derecho promete que nunca más arrestará a un Gran Rabino, lo fotografiará como si fuera un violador, le quitará su sidur, talit y tefilín necesarios para el culto, lo pondrá en una celda en compañía de un asesino, no permitiéndole comida kosher, manteniéndolo sin comida durante 36 horas, obligándolo a violar el Shabat y obligándolo a permanecer en Portugal y caminar varios kilómetros tres veces por semana para presentarse humillantemente en una estación de policía para demostrar que no se escapó, hasta que un día, medio año después, la Corte de Apelaciones de Lisboa declaró que el proceso “se basó en nada”.


En la carta, en Francés, enviada al Parlamento, este 28 de Noviembre, también insta al Estado a “nunca más cooperar con ladrones nocturnos (que irrumpieron en las puertas de oficinas de abogados y casas particulares para robar un servidor y computadoras )” y con “denunciantes anónimos que han pasado un tiempo en hospitales psiquiátricos y han sido condenados en tribunal penal (por la comisión de delitos de difamación, calumnias, corrupción, atentado a la integridad física y conductas discriminatorias) para intentar incriminar judíos y construir un proceso penal que “se basó en nada”.

La carta finaliza pidiendo al Estado Portugués que “reintegre póstumamente al ‘Portugués Dreyfus’ [Capitán Barros Basto, fundador de la Comunidad Judía de Oporto] en el ejército, del cual fue separado en 1937 en un sórdido proceso de denuncias anónimas de la escoria de la sociedad – ¡otra! – que el Estado, entonces como ahora, aprovechó para intentar destruir una comunidad Judía organizada.

CONSULTA PÚBLICA

(Contribución de jóvenes estudiantes judíos de las universidades de Oporto)

Considerando que la Asamblea de la República de Portugal ha lanzado una consulta pública sobre las Conmemoraciones del 50º Aniversario del 25 de Abril, de la Democracia y de la Constitución, y que todo el mundo puede aportar ideas para el programa cuyo tema general es la Libertad, nosotros, jóvenes estudiantes judíos de las Universidades de Oporto, queremos que se realice una exposición sobre la “Operación Puerta Abierta” en el edificio de la Asamblea, utilizando los siguientes textos:

1. El Estado de Derecho promete que nunca más procederá a la detención ilegal de un Gran Rabino, y a la invasión ilegal de una sinagoga, un museo judío y las residencias de los líderes de la comunidad en un proceso “sin evidencias” y en palabras del Tribunal de Apelación de Lisboa “basado en nada”.

2. El Estado de Derecho promete que no volverá a detener a un Gran Rabino, a fotografiarlo como si fuera un violador, a quitarle el Sidur, el talit y los tefilin necesarios para el rezo, a meterlo en una celda en compañía de un asesino, a no permitirle la entrada de alimentos kosher, a mantenerlo sin comer durante 36 horas, obligándole a violar el Shabat y obligándole a permanecer en Portugal y a caminar varios kilómetros tres veces por semana para presentarse humillantemente en una comisaría de policía para demostrar que no se había fugado, hasta que un día, medio año después, el Tribunal de Apelación de Lisboa declaró que el caso “no se basaba en nada”.

3. El Estado de Derecho promete que nunca más atacará a la comunidad Judía más fuerte de Portugal, como lo hizo, con grave corrupción del Estado, mezclando los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, así como periodistas de confianza, personajes ridículos cuyo único currículum es la calumnia, ladrones nocturnos, personas con problemas de salud mental, y condenados por múltiples delitos y actos de discriminación. (https://firstmajorconspiracy.com/)

4. El Estado de Derecho promete que no volverá a colaborar con los ladrones nocturnos (que entraron en los despachos de los abogados y en los domicilios particulares para robar un servidor y computadoras) cuyo objetivo era intentar incriminar a las personas y construir una causa penal que “no se basa en nada”, en palabras del Tribunal de Apelación de Lisboa.

5. El Estado de Derecho promete que no volverá a colaborar con denunciantes anónimos que han pasado por hospitales psiquiátricos y han sido condenados en un tribunal penal (por la práctica de delitos de difamación, injurias, corrupción, ofensa a la integridad física y conductas discriminatorias) para tratar de incriminar a las personas y construir un proceso penal que “no se basa en nada”, en palabras del Tribunal de Apelación de Lisboa.

6. El Estado de Derecho promete que nunca más se apoderará, para dar a leer a las élites decadentes, de los libros de actas de una comunidad judía organizada, con la redacción de una década de vida religiosa, cultural, social y de relaciones internacionales, Devolverlos después de siete meses con todas las páginas marcadas con los seis números que estuvieron en los brazos de los judíos en Polonia (incluidos los padres y abuelos de los actuales líderes de la comunidad y muchos de sus miembros históricos), todo esto, se repite, en un proceso que está “basado en nada”, en palabras del Tribunal de Apelación de Lisboa.

7. El Estado de Derecho promete que nunca más hará una declaración exhibicionista ante el mundo, asegurando que estaba investigando una supuesta “asociación delictiva dedicada a la falsificación y a la corrupción, con la implicación de empleados del Registro Civil y con la malversación de dinero que no se declaraba a Hacienda y que se blanqueaba”, todo ello una total falsedad, todo ello “basado en la nada”, en palabras del Tribunal de Apelación de Lisboa.

8. El Estado de Derecho (que no sabe lo que es un Judío, y mucho menos un judío de origen sefardí ibérico) promete que nunca más negará el crédito a los rabinatos reconocidos por el Gran Rabinato de Israel y, al mismo tiempo, acepta alegremente los criterios de la Inquisición (una fábrica de Judíos ficticios, que mediante la tortura obligaba a los cristianos “viejos” y “nuevos” a las mismas confesiones) y de los no Judíos sin conocimiento del mundo Judío, de la cultura Judía, de la religión Judía, de la lengua Hebrea, nada de nada.

9. El Estado de Derecho promete que nunca más silenciará el extraordinario desarrollo de la religión y la cultura Judías que tuvo lugar en la última década en Portugal, tanto más cuanto que la Comisión Europea tiene un ambicioso plan para promover la vida Judía en todas sus dimensiones hasta 2030.

10. El Estado de Derecho promete que reintegrará a título póstumo al “Dreyfus Portugués” en el ejército, del que fue separado en 1937 en un sórdido proceso de denuncias anónimas de la escoria de la sociedad -¡otro! – que el Estado, entonces también, como ahora, aprovechó para intentar destruir una comunidad Judía organizada.

Comparte en Redes Sociales

Acerca de Central de Noticias DiarioJudío

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: