Su marido es el comediante judío Maxim Gálkin, y las palabras Pugacheva han generado un escándalo en círculos oficiales y musicales.

«Pido que se me declare agente extranjero de mi querido país porque me solidarizo con mi marido, un hombre honrado, franco y sincero, un auténtico e insobornable patriota de », escribió Pugacheva en Instagram.

Según la artista, llamada «primma donna» en este país, su esposo solo desea el bien para Rusia.

«Desea bienestar, libertad de expresión, una vida pacífica y el fin de las muertes de nuestros chicos por unos objetivos ilusorios», aseveró.

De acuerdo con Pugacheva, estos objetivos, que se han fijado las autoridades con el inicio de la campaña militar en Ucrania, convierten a en un «paria» y complican la vida de los ciudadanos.

Gálkin, declarado «agente extranjero» el pasado viernes, se encuentra en Israel desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania.

Pugacheva se marchó en un primer momento con su esposo, pero luego retornó a Rusia, donde estudian sus dos hijos pequeños.

Mientras su esposo, otrora uno de los reyes del género de la comedia en la televisión rusa, está viajando por el mundo haciendo monólogos, muchos de ellos críticos con las acciones de Moscú.

IRA EN

«Lamento que Pugacheva, la cantante otrora más popular del país, haya perdido tanto contacto con la realidad y se solidarice con alguien que quiere hoy la derrota de Rusia», escribió en Telegram el vicepresidente de la Duma rusa Piotr Tolstói.

El rapero Timati lamentó a su vez que la artista haya optado por criticar «su querido país» y reírse de sus decisiones políticas con un «un puñado de emigrantes».

«¿Y quién es Alla Pugacheva? Fue una cantante, pero ahora es nadie», aseveró, por su parte, el crítico musical Serguéi Sosedov.

Mientras, la actriz María Shukshina opinó que Pugacheva hace sus polémicas declaraciones consciente de «su impunidad».

Las palabras de la cantante generaron tanto revuelo que incluso fue criticada la intérprete Yulia Visótskaya, quien puso un «me gusta» a la entrada de Pugacheva en Instagram.

La periodista y opositora Ksenia Sobchak recordó, a su vez, que Pugacheva no dudó en ofrecer en 1986 un concierto ante los liquidadores de la catástrofe de Chernóbil, cuando la zona no era visitada por ninguna otra celebridad. EFE y Aurora