Diario Judío México - Una compañía minera israelí anunció que la semana pasada, la Asociación Mineralógica Internacional reconoció formalmente un nuevo tipo de mineral que encontró en la cordillera de Carmel, en el norte del país, y que tiene una composición química que antes solo se encontraba en el espacio exterior.

La compañía Shefa Yamim comenzó a desenterrar gemas de zafiro en roca volcánica en el área del río Kishon, cerca de Haifa, en 2014, según un comunicado en el sitio web de la compañía.

Llamaron a las piedras raras “Zafiros de Carmel”. El nuevo mineral, llamado carmeltazite, se encontró incrustado dentro de los zafiros y es una mezcla lechosa de azules oscuros y claros.

Fue nombrado como la región del Carmelo, donde se encontró, y sus componentes principales son el titanio, aluminio y circonio.

El presidente de Shefa Yamim, Avi Taub, dijo al diario Haaretz que el mineral solo se había identificado previamente en rocas en el espacio exterior.

“Estamos encantados de que nuestro Zafiro de Carmel haya sido reconocido como un anfitrión de muchos minerales raros”, dijo Taub en un comunicado. “En el mundo de hoy, donde los precios de las gemas están determinados predominantemente por su rareza, el Carmel Sapphire es un descubrimiento único porque no se ha encontrado en ningún otro lugar del mundo“.

La empresa ya ha adquirido una marca comercial del Gobierno de para comercializar las piedras con el nombre de ” Zafiro de Carmel”. La presencia de un mineral previamente desconocido podría aumentar el valor de las piedras preciosas, informó Mining.com.

La piedra más grande que la compañía encontró fue de 33.3 quilates, dijo la compañía.

Shefa Yamim planea comercializar la roca, pero como el tamaño de los depósitos no está claro, el geólogo David Bressan escribe en Forbes, “las gemas de carmeltazita podrían ser más caras que los diamantes“.

Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión