El ministerio del Interior de Francia puso en marcha un procedimiento para cerrar una mezquita por hasta seis meses. La razón radica en la predicación de su imán y el lugar queda en Beauvais, una ciudad de 50.000 personas al norte de París.

De acuerdo con una predicación “inaceptable”, el imán de la casa de culto “está apuntando a cristianos, judíos y homosexuales” en sus sermones. Las autoridades de la región de Oise, a 100 kilómetros de París, ya estaban considerando clausurar el lugar por los sermones incitadores de odio y violencia.

Un funcionario de la prefectura de Oise avisó que se envió una carta explicando el plan. El mismo requería legalmente un tiempo de recopilación de información de 10 días antes de tomar cualquier acción.

El diario local Courrier Picard informó que el imán de la mezquita se había convertido hace poco al islam. El periódico citó a un abogado de la asociación que administra la casa de culto diciendo que sus comentarios habían sido “sacados de contexto”.

Por su parte, el ministro del Interior Gerald Darmian avisó a principio de año que Francia pondrá más atención en los controles contra los lugares de culto. Y también en las asociaciones sospechosas de difundir propaganda islámica radical.

En total, 21 mezquitas se encuentran con las puertas sin abrir actualmente por diversas razones y seis más están bajo investigación. Todo sobre la base de leyes francesas contra el extremismo y el separatismo islamista.