Diario Judío México - Los legisladores de la oposición acusaron al Ministerio del Interior de y discriminación contra los judíos negros, citando el caso reciente de un converso africano que fue deportado horas después de aterrizar en , a pesar de que tenía una visa válida.

El ciudadano keniano Yehuda Kimani, de 31 años, había obtenido el permiso del embajador israelí en Nairobi para estudiar en una yeshivá (academia talmúdica)  dirigida por el movimiento conservador en Jerusalén. Pero después de ser detenido en el aeropuerto, no se le permitió comunicarse con sus patrocinadores en .

“Lamento decirlo, pero no hay otra palabra para describir esto sino el ”, dijo Yael Cohen Paran (Campo Sionista). Ella estaba hablando en una sesión especial convocada por el Comité de la Knéset para Asuntos de Inmigración, Absorción y Diáspora para determinar si el Ministerio del Interior discrimina sistemáticamente a los conversos de color, particularmente aquellos afiliados al movimiento conservador.

“Seamos honestos, si hubiera sido un hombre blanco de otro lugar en el mundo, al menos lo hubieran dejado llamar a un abogado”, dijo el líder de Campo Sionista en la Knéset, Isaac Herzog. Su colega del partido, Ksenia Svetlova, señaló: “Estoy segura de que si hubiera sido invitado a asistir a una yeshivá de Satmar (secta jasídica), no habría encontrado ningún problema”.

Respondiendo a las acusaciones, el director del Departamento de Registro de Población y Estado del ministerio, Amos Arbel, negó que se apliquen diferentes criterios a los solicitantes de visas en función de su país de origen. Sin embargo, también le preguntó a sus detractores: “¿Quieren que venga la mitad de aquí?”

Arbel dijo que, en lo que respecta al ministerio, Kimani no era judío: “Lamento decir esto, pero para nosotros es un goy de ”.

Una portavoz del ministerio había explicado originalmente que Kimani (que nació Francis Kimani Njogu) fue deportado porque no se molestó en notificar al personal de la embajada en Nairobi que una solicitud de visa anterior había sido rechazada y “por la preocupación de que se quedara aquí”.

Pero en la sesión de la Knéset, Arbel dijo que la razón por la cual Kimani fue deportado fue porque había solicitado una visa de turista cuando debería haber solicitado una visa de estudiante.
Los representantes del movimiento conservador señalaron que Kimani no había solicitado una visa de estudiante porque su solicitud habría sido inmediatamente rechazada debido a las pautas actuales del ministerio.

Explicaron que en el caso de las instituciones de educación superior que no otorgan títulos, como las yeshivot, el ministerio solo aprueba visas de estudiantes para solicitantes reconocidos como judíos. Hasta la fecha, aún no ha reconocido a ningún miembro de la comunidad judía Abayudaya, a la que pertenece Kimani y que tiene su base en . Sin embargo, la Agencia Judía los reconoce como judíos.

La conversión de Kimani al judaísmo en 2010 fue supervisada por el rabino de la comunidad Abayudaya en .

La comunidad Abayudaya se separó del cristianismo a principios del siglo XX cuando sus miembros comenzaron a identificarse como judíos y observar las leyes y costumbres judías. La comunidad tiene un número entre 1500 y 2000 miembros.

Al final de la sesión, Arbel aceptó permitir que Kimani volviera a solicitar una visa, pero solo una visa de turista. Los líderes del movimiento conservador aún deben decidir si aceptan esta condición previa.

FuenteAurora israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa televisión
Artículo siguienteAzafatas denuncian a Delta Airlines por discriminar empleados y pasajeros judíos e israelíes
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.