Verónica, artesana de Mitz, el empresario Frank Mars y Judith Achar de Proyecto Mitz dentro de la tienda de M&M’s en Nueva York.

Diario Judío México - La Organización Internacional de Energía Global y la UNEP (United Nations Environment Programme) seleccionó el proyecto Mitz como el “Mejor proyecto reciclador de Residuos Industriales”, dentro de los premios Internacionales de Energía Global. Mitz recibirá dicho reconocimiento en una ceremonia de premiación el próximo 03 de junio en la capital de Rwanda, Kigali, en el marco del día Mundial del Medio Ambiente.

El premio al cual se hizo acreedor Mitz se debe a que es un proyecto sostenible, ya que en él la transformación de residuos industriales encontró la mejor manera de elaborar productos útiles como carteras, bolsas, cinturones, portarretratos y una serie de productos, para de esa manera, proporcionar una educación formativa a mujeres y niños de comunidades marginadas.

Fundación Mitz fue creada en 2003 por Judith Achar como una ONG con el propósito de hacer auto-suficiente a la Casa de los Niños de Palo Solo, única escuela Montessori para niños de escasos recursos en . Les enseñó a quienes la integraban a hacer uso correcto de residuos que ellos mismos recolectaban. Hoy, el éxito del proyecto se debe a la participación de tres agentes fundamentales: una corporación comprometida e involucrada, una institución educativa sin fines de lucro, y un grupo de artesanos que viven en regiones de bajos ingresos, todos interconectados por Mitz.

Este triángulo social comienza cuando la sociedad y empresas socialmente responsables se convierten en el proveedor de los desechos (resíduos de envases de chocolate, dulces y papas fritas) que posteriormente utilizarán los artesanos como materia prima en la elaboracion de sus artesanias. En los talleres, que también se han ido especializando con el tiempo, es donde se transforman dichos materiales en hermosos productos hechos a mano, por lo que no contaminan el aire y los mantos aquíferos, al no producir gases de efecto invernadero ni desechar químicos toxicos para el medio ambiente.

En el 2007 la empresa Mars (chocolates y alimentos para mascotas), fascinada con la forma creativa e innovadora en que Mitz transforma sus desechos, formaliza una relacion comercial con ellos, poniendo a su disposicion docenas de asociados para continuar con la capacitacion formal de los artesanos que conforman la cooperativa Mujeres Unidas por Mitz y ayuda a abrir el mercado norteaméricano a sus productos a través de sus tiendas M & M’s en Las Vegas, Orlando y NuevaYork. Comparten con ellos sus 80 años de conocimientos empresariales motivados por su principio de “reciprocidad”.

De esa manera Mitz contribuye a disminuir la acumulación y generación de desechos de empresas y los consumidores reutilizando toneladas de residuos con un proceso artesanal. El producto final requiere de 17 a 20 horas de trabajo y es devuelto a la empresa, quien lo vende a su mercado objetivo. Las ganancias de las ventas se distribuyen 50% a los artesanos, 20% se destina a becas educativas de niños, otro 20% a gastos de fabricación y valor agregado, y el 10% restante a gastos de funcionamiento.

El beneficio no sólo se da en las comunidades y en los consumidores finales, para las empresas que contribuyen con Mitz, el proyecto se ha convertido en una forma de hacer la diferencia, de participar en el universo de responsabilidad social corporativa y contribuir al crecimiento social y a la protección del medio ambiente.

Al respecto, Judith Achar, fundadora de Fundación Mitz comenta “El premio nos llena de satisfacción porque ahora sabemos que los proyectos sustentables y sostenibles son viables y no sólo un sueño. Como ONG, transformamos la expectaiva de las personas de la caridad a la productividad. Les enseñamos a trabajar, los capacitamos y los motivamos a mejorar su calidad de vida y la de sus hijos. Las empresas no nos dan dinero, comparten con nosotros sus desechos, conocimientos y profesionalismo y esto despierta en los artesanos su naturaleza emprendedora, aspiran a más en sus vidas y como seres humanos. Las empresas a sus vez crecen en responsabilidad y conciencia humana posicionándolas frente a sus consumidores y entre sus mismos asociados en marcas desables y dignas de reconocimiento” a lo que agregó “Mitz debe ser un modelo reproducible para impactar a mas comunidades en y a través de ellas la educación de las generaciones futuras. El crecimiento debe generarse de las mismas entrañas de quien recibe el beneficio”.

Hasta hoy, 150.000 productos han sido vendidos, 2.500 becas se han entregado, 40 toneladas de residuos se han reciclado y 120 artesanos y sus hogares se han visto beneficiados, ya que el proyecto ha generado más de 1 millón de dólares en ventas.

Se pretende que para 2012, 70 toneladas de residuos industriales hayan sido recicladas, 5000 niños obtengan becas y sean tres las instituciones académicas beneficiadas.

Contacto

Mitz
Judith Achar [email protected]

AB Com
Martha López/ 55 25 16 40
[email protected]