“Todavía estoy un poco débil. Hace unos días superé el COVID”, se disculpa el Gran Rabino Ashkenazi de Israel, David Lau, al comienzo de una conversación con  Israel Hayom .

A unos cientos de metros de la bulliciosa Estación Central de Autobuses de Jerusalén, los pasillos de las oficinas del Gran Rabinato están más vacíos que nunca. Las habitaciones están casi vacías, al igual que los ascensores. La mayoría de los empleados están trabajando desde casa, como incluso Lau se vio obligado a hacer cuando dio positivo por coronavirus.

Lau dice que, a pesar de sentirse muy cansado, una de las mañanas que estuvo en casa, él y un colega pasaron cinco horas trabajando en un fallo rabínico. Además, a pesar de su enfermedad y las inclemencias del tiempo, se cuidó de rezar tres veces al día, gracias a los residentes de su edificio de apartamentos Modi’in, que instalaron un  minyan al aire libre , al que se unió desde su balcón.

Lau, de 56 años, asumió el cargo de rabino principal en 2013 y debe completar su mandato de 10 años dentro de un año y medio. De acuerdo con la ley, pasó los primeros cinco años como presidente del Consejo Principal del Rabinato y jefe  posek  en asuntos de kashrut y matrimonio, mientras que su homólogo, el rabino Yitzhak Yosef, se desempeñó como presidente de la Gran Corte Rabínica.

Hace aproximadamente tres semanas, Lau fue noticia después de que realizó una visita de condolencias a la familia del  autor haredi  Chaim Walder, quien se suicidó después de que se hicieran públicos 22 testimonios que lo acusaban de varios delitos sexuales. Días después de su funeral, al que asistieron cientos de dolientes, entre ellos figuras públicas, mientras que los  medios haredi  informaron sobre su fallecimiento sin abordar los cargos en su contra, una mujer joven que había crecido en  círculos haredi  también se suicidó. Sus amigos dijeron que ella había sido una de las víctimas de Walder y que no había podido hacer frente a los hechos.

Un día después del funeral, Lau visitó a la familia de Walder para consolar a su viuda e hijos. Esta visita provocó mucha condena. Incluso los del Consejo Rabínico de América boicotearon una llamada de Zoom programada con él sobre asuntos de conversión y kashrut.

Cinco días después de la visita, Lau publicó una carta en la que escribió: “Parece que hay que aclarar las cosas. Desafortunadamente, hubo quienes interpretaron el hecho de que fui a consolar a personas en duelo —una viuda y niños que conozco personalmente— como si yo, Dios no lo quiera, no empatizara con las víctimas.

“Por lo tanto, es importante para mí dejarlo en claro: incluso ahora, mi corazón está con las víctimas, que están pasando por un momento muy difícil, y todos debemos estar siempre a su lado, especialmente ahora. Creo plenamente en cualquiera que haya resultado herido. Lamento profundamente decir que ofensas como estas existen en muchos niveles de la sociedad, y los gritos de las víctimas de que sus almas han sido asesinadas nos persiguen.

“Ningún acoso o ataque debe ser ignorado. Actos como estos deben ser erradicados en todas partes, como muchas veces he llamado a hacer. En todo caso en el que exista sospecha de acoso o abuso, existe la obligación de denunciar ante las autoridades y no ocultarlo, y esas han sido mis instrucciones en los casos de personas que se acercaron a mí. He dicho estas cosas en muchas conferencias y las repetiré en cada oportunidad, con la esperanza de que nunca más volvamos a escuchar cosas tan terribles”.

Lau dice que ha trabajado para abordar los delitos sexuales en la  sociedad haredi  durante muchos años. “Hace quince años, cuando servía como rabino de la ciudad de Modi’in, me senté con el rabino del Distrito Central de la Policía de Israel y le pedí que creara conciencia sobre el tema. Cuando me convertí en rabino principal, mi esposa organizó una conferencia de esposas de y les informó al respecto. Además, cuando me convertí en presidenta de la corte rabínica, me acerqué a las asistentes femeninas en  mikvaot  [baños rituales] y les pedí que fueran más conscientes de las agresiones sexuales”.

Cuando se le preguntó si esto es suficiente, dice: “Creo que es necesario abordar el asunto y ser consciente de la angustia de las personas. Claramente, debemos hacer todo lo que podamos y no ignorar las agresiones, incluso llevarlas a las autoridades policiales correspondientes. Debemos ser conscientes de que incidentes como estos pueden ocurrir en cualquier lugar y hacer todo lo posible para salvar vidas. Cada ataque es terrible y destroza vidas”.

En el último mes y medio, Lau ha estado en un curso de colisión con el Ministro de Asuntos Religiosos Matan Kahana sobre la reforma de conversión. Los dos no se están reuniendo y el contacto se ha cortado.

Las reformas propuestas por Kahana, publicadas por primera vez por  Israel Hayom , permitirían que los municipales dirigieran tribunales de conversión, aumentando así el número de conversiones en Israel, que actualmente asciende a unas 1.500 por año. Hoy, 400.000 ciudadanos en Israel se definen como sin religión, la mayoría de ellos inmigrantes de la antigua Unión Soviética. Kahana espera que más se conviertan a través de los tribunales de conversión locales, en lugar del sistema operado por el Gran Rabinato.

Lau no se contuvo cuando salió el informe y dejó en claro que lo veía nada menos que como un “desastre espiritual” y que la ley judía estaba siendo descartada. Lo calificó como un “ataque serio al judaísmo de Israel” y dijo: “Lucharemos con todo nuestro poder contra esta peligrosa iniciativa”.

Según varios informes, es posible que incluso haya informado al primer ministro Naftali Bennett que si el jefe del aparato de conversión en el Gran Rabinato, el rabino Moshe Weller, fuera despedido, Lau no firmaría los certificados de conversión para inmigrantes de Etiopía. Sin embargo, hablando con  Israel Hayom , Lau niega estos informes, calificándolos de mentiras.

“Firmo cada conversión y el jefe de servicios de conversión, cuya función es garantizar que las conversiones se manejen de acuerdo con mis instrucciones, me responde. En el momento en que despidieron al rabino Weller, no tenía forma de saber qué instrucciones se estaban siguiendo en las conversiones, por lo que anuncié que no aprobaría ninguna conversión, independientemente de la identidad del converso o su país de origen”. Lau explica.

La semana anterior, horas después de que Kahana revelara los detalles finales de su proyecto de ley de conversión y reforma, Lau tomó la medida inusual de anunciar que pasaría por encima del jefe de servicios de conversión y aprobaría cada conversión él mismo. Kahana le dijo que eso sería ilegal.

“¿Ilegal?” Lau sonríe. “De acuerdo con las reglas de conversión, el jefe del sistema de conversión es responsable de implementar las instrucciones del presidente de la Gran Corte Rabínica, que soy yo. No entiendo qué tiene de ilegal comprobar todos y cada uno de los casos. Esa es mi obligación”, dice.

“El proyecto de ley que se está discutiendo es un intento de destrozar al pueblo judío. Conducirá a dos tipos de conversión, y nos veremos obligados a decirles a las personas que no se han convertido correctamente que no son judíos. Los minyans en las sinagogas tendrán que verificar quién se convirtió de acuerdo con la ley judía y quién es solo un converso en el papel. Llevará al caos, y no debemos echarle la mano a eso”, advierte.

Lau dice que no tiene la intención de firmar nada en lo que no crea, “y si no creo que una conversión sea genuina, no firmaré, punto”.

“Los ciudadanos del país tienen plenos derechos, pero debemos distinguir entre ciudadanía y judaísmo. El judaísmo no ha cambiado desde el Monte Sinaí, y no lo hará. Hay una forma de conversión en Israel, y es a través del Gran Rabinato. El Rabinato es un faro para todo el mundo judío, y todos saben que nuestro certificado de conversión es la última palabra. La nueva ley pisoteará eso”, dice.

P: Durante años, ha habido quejas sobre el tribunal de conversión, que dificulta las cosas para los conversos. ¿Por qué no cambiar la situación?

R:  Los jueces del tribunal de conversión han sido muy perjudicados. Se habla tanto de ellos, y la gente no sabe de quién o de qué están hablando. Hay alrededor de 30 jueces, en su mayoría oficiales de las reservas de las Fuerzas de Defensa de Israel, que están involucrados en la experiencia israelí no menos que aquellos que piensan tanto en sí mismos y los atacan. Son eruditos brillantes que hacen su trabajo con devoción, no rechazan a nadie y brindan una respuesta verdadera para quienes acuden a la corte. El problema no es el sistema de conversión; es el hecho de que cada año llegan más y más personas que no son judías.

Si a alguien le duele la asimilación, debe usar esa misma pasión y poder para cambiar la Ley del Retorno. Según las estadísticas del Ministerio del Interior, la gran mayoría de los inmigrantes en Israel no son judíos, entonces, ¿por qué traerlos y luego decir que hay un problema? Deténgalo de antemano, por mucho que pueda doler. ¿Por qué cambiar una ley que está completamente alineada con la ley judía, en lugar de prevenir el problema en primer lugar?

En una conferencia de prensa, Kahana abordó el tema y argumentó que la Ley del Retorno era realmente problemática, debido a su disposición que permite a los nietos de judíos hacer aliyá. Irónicamente, cuando se aprobó esta enmienda a la ley original en 1970, los miembros del del Partido Nacional Religioso acordaron permitir que los nietos de judíos hicieran aliyá porque asumieron que solo unos pocos querrían vivir en Israel debido a que su abuelo o abuela habían sido Judío. Kahana dijo que la “constelación” política actual no permitiría modificar la ley.

P: Los partidarios de las reformas dicen que los tribunales privados ya funcionan desde hace años y prueban que las cosas se pueden hacer de otra manera, de una manera más acogedora.

R:  Hay serios problemas con los tribunales privados. Si una persona que vive en Australia viene a Israel por una semana y obtiene un certificado de conversión de un tribunal privado, es una vergüenza, un ataque a todo el concepto de conversión y judaísmo. La corte rabínica no los reconoce, no sabe de dónde vienen ni qué los llevó a convertirse.

Lau dice que ha habido que han intentado “conversiones rápidas”, haciendo breves viajes al extranjero para realizar conversiones. “Anuncié que estas conversiones no eran elegibles. ¿Entiendes lo destructivo que es para una comunidad? Una persona camina con un certificado de conversión de tres de una ciudad en Israel. En el momento en que estas conversiones lleven el símbolo del Rabinato Principal, destruirán comunidades en todo el mundo y también nuestras comunidades”.

P: ¿No confía en los de la ciudad? Algunos de ellos son miembros del Gran Rabinato.

R:  El problema no es si confío en los de la ciudad, sino el hecho de que habrá algunos tipos de conversión… Arruinará todo el sistema de conversión. Mira lo que está pasando aquí. Cuando el MK Michael Michaeli (presidente de la facción Shas) se puso de pie en la y dijo que los de la ciudad no estaban autorizados para supervisar las conversiones, la jefa del Comité de Servicios Religiosos de la Knesset, la MK Yulia Malinovsky (Yisrael Beiteinu) respondió: ‘Enséñales. ” No entiendo esa frivolidad. ¿Llevaría a la gente de la calle a un hospital y les diría: ‘Enséñales cómo tratar a los pacientes?’

Necesito ayuda de los de la ciudad en la conversión, pero no en la corte. Estoy bien; hay jueces maravillosos. Si a las personas les importa tanto la asimilación, pueden ayudarnos a guiar a los conversos después de que se conviertan.

Fui el primer rabino principal que fue a Kfar Etzion para reunirse con los soldados de las FDI en el curso de Netiv, donde se convierten. Un soldado me dijo lo difícil que fue para ella haberse convertido pero no querer estar en casa en Shabat. Allí profanan Shabat y ninguno de los de la ciudad los invita a la cena de Shabat.

Espero que los de la ciudad los guíen después de la conversión. De acuerdo con la ley judía, un converso debe seguir los mandamientos religiosos, pero en realidad, muchos no lo hacen. Si desea involucrarse tanto, ayúdelos a guardar los mandamientos y seguir siendo parte del judaísmo, como es debido.

P: No se puede ignorar el hecho de que en Israel hay casi medio millón de personas sin estatus judío. ¿Qué pasa si su nieto trae a casa una novia israelí y luego resulta que no es judía?

R:  Espero que eso no suceda. Trato de educar a mis hijos y nietos sobre la importancia de que la tradición se transmita de generación en generación. Pero la solución no es repartir certificados de conversión de forma indiscriminada.

No hay duda de que son tiempos difíciles. Recientemente, estuve en la escuela secundaria de ciencias en Haifa y expliqué que somos un eslabón en una cadena de generaciones y la importancia de la tradición. Al final, una mujer joven se me acercó y señaló a un compañero suyo y dijo que era druso y le preguntó por qué era malo. Dijo que había cantantes y modelos [musulmanes] que se casaban con judíos.

Le expliqué que no había nada “malo” en ello, pero que aún era necesario preservar la tradición. Que estamos aquí para que haya un estado judío.

Si, Dios no lo quiera, se aprueba la ley, me temo que necesitaremos árboles genealógicos para saber quién es judío. No me digas que eso ya no existe, personas de diferentes etnias se casan sin problema. Espero que no nos encontremos en situaciones que nos devuelvan al exilio.

P: ¿Es posible que tanto tú como Kahana estén tirando al bebé junto con el agua del baño? Quizás la cooperación sea la forma de mejorar el sistema de conversión.

R:  Con el debido respeto, incluso si la decide que alguien con fiebre de 43 grados C (109 F) está sano, eso está mal, y si aprueba una ley que no necesita mortero para construir un edificio, es no sucederá Lo mismo ocurre con la conversión. La no decidirá quién es judío. Un judío es una persona que acepta los mandamientos y se une al pueblo judío.

Cuando un niño nace en los Estados Unidos, es americano. Pero si una persona que no nació en los EE. UU. quiere convertirse en ciudadano, debe superar muchos obstáculos. Alguien nacido en un kibutz es automáticamente un kibutznik, pero alguien que quiere mudarse a un kibutz debe ser revisado y cumplir con varios criterios.

El pueblo judío es nada menos que la nación estadounidense o un kibbutz. A lo largo de las generaciones, ha habido un camino y una línea que deben permanecer uniformes. Estas son cuestiones de la ley judía, y hay una dirección: el Gran Rabinato. En mi vida nunca he oído que la solución a la asimilación es repartir certificados de conversión. ¿Deberíamos dar licencias de conducir a todo el mundo sin saber si puede conducir o sin las condiciones adecuadas?

PREGUNTA: El ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman, afirmó que está tratando de extorsionar al gobierno y ha pedido que se investigue si debe permanecer como presidente de la corte rabínica superior.

R:  Él no me molesta. Un político hace sus comentarios políticos y yo hago lo que se me ha encargado. Espero que mañana no pida ver al jefe de cirugía del Centro Médico Hadassah-Ein Kerem porque cree que no está haciendo bien su trabajo.

Lau señala que hay una enorme diferencia en el estatus del Gran Rabinato para la mayoría de la gente y su estatus para ciertos sectores. Dice que en sus viajes, ve cuán fuerte es la posición del rabinato y cuán interesada está la gente en sus decisiones. Según Lau, la posición del rabinato en la primera línea de la batalla para “mantener a Israel judío” lo convierte en un objetivo.

“Después de décadas de debate sobre si este es un estado judío, las voces que piden un estado de todos sus ciudadanos tienen la ventaja. Debido a que el Gran Rabinato simboliza lo opuesto a eso, atrae fuego de todos lados”, dice.

“Soy una persona optimista por naturaleza y creo que al final podremos proteger el judaísmo”, dice Lau.

Este artículo apareció por primera vez en  Israel Hayom .

1 COMENTARIO

  1. por mi parte, yo si siento que gente que verdaderamente ama el judaismo, nuestra forma de vida , nuestros valores, tradiciones, etc, pienso porque negarles el convertirse, a veces hay gente que no es judia y lleva los mandamientos mucho mejor que algun judio, porque no darles esa oportunidad, la tora nos enseña a ser venevolentes y hashem digo que quien siga sus mandamientos puede convertirse al judaismo
    esa es mi formad e pensar, pero respeto a cada persona su opinion

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sr. Jacobo Karakowsky Centner Z”L
Artículo siguienteMovimiento histórico. El presidente de Israel realizará visita oficial a los Emiratos Árabes Unidos la próxima semana