En preparación al próximo Internacional (CEI) programado para septiembre de 2021 en Budapest (Hungría), cita en la que se espera que clausure personalmente el Papa Francisco, los organizadores del CEI organizaron una mesa redonda interreligiosa sobre “fe, ciencia y sociedad”.

El 52º Internacional de Budapest, que se celebrará del 5 al 12 de septiembre de 2021, tendrá por objetivo el “encuentro con Jesucristo, hacer visible el signo del amor cristiano por el mundo y hacer desarrollar un diálogo vivo entre los pueblos y las religiones”.

En esta línea, el Arzobispo de Budapest, Cardenal Peter Erdo, intervino recientemente en una mesa redonda radiofónica en la que participaron también el obispo reformado y presidente pastoral del Sínodo de la Iglesia Reformada Húngara, Zoltán Balog; el principal de la Comunidad Judía Húngara Unificada (EMIH), Slomó Köves, y el neurocientífico y ex presidente de la Academia Húngara de Ciencias, Szilveszter E. Vizi.

El comité local del 52º Internacional destacó que se trató de la primera vez que se realiza este tipo de iniciativa “en el espíritu de iniciar un y realizar la cooperación entre la iglesia y el mundo académico”.

Entre los diferentes temas abordados, los participantes de esta mesa redonda llegaron al consenso de que “la cuestión de que la fe y la ciencia se deben combinar para el mejor conocimiento del mundo, en la búsqueda de la verdad”.

Además, recordaron la obra de un monje benedictino llamado Stanley L. Jáki, quien siendo físico experimental estudió con Víctor F. Hess, ganador del premio Nobel, y “a través de su deseo de conocer el mundo creado, su competencia científica, teológica y física hizo elevar en sus obras escritas la relación entre la fe y la ciencia a una nueva dimensión”.

“Su trabajo científico fue seguido con especial atención por varios Papas. Las ideas de Jáki pueden ser consideradas como precursores de la encíclica Fides et Ratio publicada por San Juan Pablo II”, indicaron.

Al reflexionar en el momento actual provocado por el COVID-19, el Cardenal Peter Erdo recordó que “en la historia de la humanidad las grandes epidemias siempre han sido ciertas líneas divisorias de la historia cultural”.

Sin embargo, el Purpurado espera que la situación actual de la pandemia enseñe a “evaluar y revisar la situación misma” para que “nos de una imagen de lo que es valioso y esencial para las personas”.

En este sentido, el Cardenal Erdo dijo que el período actual “nos brinda la oportunidad de evaluar y revisar nuestra vida. ¿Será ciertamente necesario después de la epidemia realizar viajes costosos y perjudiciales para el medio ambiente, o las videoconferencias de las que aprovechamos ahora se pueden conservar en ciertos casos?”, cuestionó.

Por su parte, el Slomó Köves relacionó el momento actual con el pasaje bíblico de la Torre de Babel para centrarse “en la vulnerabilidad y en la falsa sensación de seguridad a propósito del peligro invisible” ya que, en su opinión, la humanidad era “engreída igual que los constructores de la Torre de Babel”.

“Estamos construyendo muros que son finitos, mientras que la verdadera seguridad la puede proporcionarnos únicamente el infinito trascendente”, advirtió el líder judío húngaro.

Finalmente, el neurocientífico, Szilveszter E. Vizi, reflexionó en los Diez Mandamientos y subrayó que “un científico también puede llegar hasta aquel punto donde se dé cuenta de que hay un orden fantástico en el mundo, que es el mismo Dios”.

Para conocer el programa detallado del Internacional previsto del 5 al 12 de septiembre, haga click AQUÍ.

Fuenteaciprensa

1 COMENTARIO

  1. Una religión que persiguió a nuestro pueblo durante la inquisición y ayudó a escapar a jerarcas nazis en la Segunda Guerra Mundial no tiene moral, se muestran santos por fuera pero por dentro hay sólo huesos de muertos.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa historia de los judíos en Cataluña en 140 mapas
Artículo siguienteAlgunas de las juderías más bonitas de España