Artem Dolgopyat es un héroe nacional israelí. Gimnasta campeón de un país pequeño con pocos atletas de clase mundial, Dolgopyat ganó la segunda medalla de oro de en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Dolgopyat es también símbolo de una antigua controversia. Según la ley israelí, todos los matrimonios deben ser realizados por autoridades religiosas legalmente reconocidas. Para los judíos, eso significa el Gran Rabinato, que está dominado por funcionarios haredi (los llamados "ultraortodoxos").

Aunque emigró bajo la ley de retorno de Israel, que garantiza la ciudadanía a cualquiera que tenga al menos un abuelo judío, el Gran Rabinato no reconoce al Dolgopyat nacido en Ucrania como religiosamente judía, porque su madre no lo es. Como resultado, Dolgopyat no puede casarse con su novia de toda la vida en el Estado de Israel.

Es una situación común. Dolgopyat se encuentra entre unos 400.000 inmigrantes israelíes que no son legalmente judíos. Como resultado, no pueden participar en matrimonios reconocidos. Las parejas interreligiosas enfrentan problemas similares.

Sin embargo, eso podría estar cambiando. Una nueva encuesta realizada por el grupo de libertad religiosa Hiddush encontró que el 65 por ciento de los judíos israelíes favorecen el establecimiento del matrimonio civil, fuera de la autoridad del Gran Rabinato.

No es sorprendente que los partidarios de los partidos de izquierda apoyen el concepto. Pero la mayoría de los votantes del conservador Likud e Yisrael Beteinu sostuvo la misma opinión. Y hay indicios de que la opinión está cambiando en la comunidad haredi. La semana pasada, el vicealcalde haredi de Jerusalén, Haim Cohen, escribió una columna considerando una separación más nítida entre religión y estado.

La idea de que tanto las comunidades religiosas como los gobiernos se benefician de distintas esferas de funcionamiento es un elemento clásico del liberalismo occidental. Según el estudio de Hiddush, esa opinión sigue siendo muy impopular entre los votantes haredi, al menos en lo que respecta al matrimonio. Sin embargo, a pesar de las denuncias mordaces del gobierno actual, el liderazgo haredí parece estar reconociendo los límites prácticos de su capacidad para regular a la mayoría no haredí. Es posible que Dolgopyat y otros en su situación no tengan que esperar mucho más.

6 COMENTARIOS

  1. No es facil violentar las costumbres de un pais, maxime cuando se trata de Israel que historicamente y tradicionalmente son religiosos; de hecho es una nación milenearia de donde nacen las tres religiones más importantes en el mundo, y se han mantenido precisamente por mantener una cultura cerrada a las demás naciones. Mi ignorancia no me permite dar opiniones más allá de lo que dice la escritura hebrea sobre el sistema de creencias estipuladas alli; pero, si para los que aspiran unir sus vidas en estado matrimonial lo pueden quizas hacer fuera de su país.

  2. Yo Pienso que Debe de Haber 2 Tipos de Matrimonios
    1) Matrimonio Judio Ortodoxo
    2) Matrimonio Civil entre Gentiles

    El que es Judío se Casa según su Religión Ambos Judios
    El Que No es Judio se Casa en lo Civil
    Es Tiempos de Grandes Cambios y Modernismo 🥰👍

    • Intercambio opiniones con una señora peruana que ess de apellido tapiero cohen como usted de nombre Angélica Es por casualidad pariente suya?

  3. Que mejor viva en unión libre, la mujer en Israel muchas veces aprovecha el matrimonio para luego quitarle todos los bienes y propiedades al hombre en un divorcio.

  4. Yo vivo en Israel,Israel no es un pais como los demás paises, es el único pais judio en el mundo, antonces en mi opinion hay que cuidar la religión judia en el pais judío.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNetflix estrenó Disobedience, una película protagonizada por Rachel Weisz y Rachel McAdams
Artículo siguienteBiden nominó a un abogado judío como embajador de Estados Unidos en Argentina