Diario Judío México - puede ser blanco de dos mil a tres mil cohetes diarios en una futura guerra con , aunque la Inteligencia cree que ni esa organización ni su patrón, Irán, están interesados en estos momentos en un conflicto armado.

tiene un arsenal de 70 mil a 80 mil cohetes y una capacidad de fuego inmensa como para disparar de dos mil a tres mil cohetes diarios. Está entre los diez arsenales de cohetes más grandes del mundo”, dijo un alto mando miembro del Estado Mayor para la Defensa.

Estas previsiones forman parte de los escenarios más funestos que el Ejército de Defensa de (Tzáhal) contempla en el caso de que un ataque estadounidense contra Siria por el presunto uso de armas químicas, derive en una guerra regional.

Según el militar, con rango de general y que habló bajo condición de anonimato, se trata de un escenario completamente distinto a los que ha conocido hasta ahora.

En la guerra de 2006, disparó en 34 días de hostilidades unos cuatro mil cohetes y proyectiles de mortero contra el territorio nacional, mientras que el movimiento extremista islámico Hamás lanzó unos 1.500 en los ocho que duró la operación en Gaza “Pilar defensivo”, en noviembre de 2012.

desmovilizó a mil reservistas que había convocado después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, anunciara que acudiría al Congreso para obtener su apoyo a una intervención militar limitada.

Pero no baja la guardia, mantiene en alerta las baterías de su escudo anti-misiles desplegadas en el norte y los planes de emergencia son actualizados a diario, según la información de sus servicios de inteligencia y las amenazas desde Damasco, Beirut y Teherán.

En una entrevista con el diario francés Le Figaro, Assad insistió en su amenaza de que un ataque estadounidense provocará una “guerra regional”, ecuación de la que es a priori inseparable.

“Los ciudadanos deben saber que nuestros enemigos tienen muy buenas razones para no poner a prueba nuestra fuerza. Ellos saben por qué”, indicó el domingo el primer ministro, Biniamín Netanyahu, durante la reunión semanal del Consejo de ministros, en la que aseguró que su país está “tranquilo”, “seguro de sí mismo” y “preparado”.

Comentaristas militares afirmaron la semana pasada, cuando el ataque estadounidense parecía inminente, que “deliberadamente Israel ha hecho ver a Siria la realidad” que afrontará si ataca al Estado judío, y que podría incluir un intento de derrocar el régimen de Assad.

De ahí la creencia de que no sería arrastrado a una guerra por Siria.

“Tampoco creo que tenga interés ahora en una guerra con Israel, no cuando está inmersa en la guerra civil siria y tiene abierto un frente interno en Beirut”, explicó el alto mando al pasar revista a los escenarios barajados.

Aún así, aseguró que las lanzaderas de cohetes de están intactas y siguen desplegadas en el sur del Líbano apuntando a Israel, que es consciente de que en una situación de conflicto armado existen “catalizadores” a veces incontrolables que pueden conducir a un escenario no deseado, e Israel “debe estar preparado”.

“Con la amenaza de miles de cohetes, el Ejército de Defensa de Israel actuará con una intensidad y una agresividad desconocidas hasta ahora”, observó.

Los planes de guerra incluyen una acción conjunta aérea y terrestre, a diferencia de conflictos anteriores en los que Israel se abstuvo de introducir a su infantería mecanizada hasta que, por lo menos, la Fuerza Aérea mermaba la capacidad ofensiva enemiga.

“En una supuesta Guerra del Líbano 3 (las anteriores fueron en 1982 y 2006) la infantería deberá entrar a las aldeas árabes para destruir las lanzaderas de cohetes que aún queden en funcionamiento”, agregó el general, confiado en que es posible neutralizarlas en gran medida.

Pero se trata de una operación que “por definición no puede ser ‘proporcionada’ porque la amenaza de los cohetes sobre nuestra población civil tampoco lo es… tendremos víctimas”.

Las principales brigadas de combate ejercitan periódicamente la toma de aldeas libanesas en una “maqueta” a escala natural especialmente reproducida según la topografía y la vegetación del sur del Líbano, con el objetivo de evitar los severos problemas tácticos y logísticos que tuvieron en 2006.

Consultado sobre la duración de un conflicto de esas características, el alto mando destacó que “Hezbollah tiene cohetes para por lo menos un mes (al ritmo de 2.000-3.000 diarios), pero Israel no permitirá que dure tanto” por el impacto que tendría a nivel público y económico.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMauricio Achar, impulsor del libro en México
Artículo siguienteEl Centro Simon Wiesenthal lleva a Chile su campaña contra el racismo en el fútbol
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.