Numerosos informes no confirmados han narrado un nuevo caso impactante en el que una niña judía de Brooklyn descubrió recientemente que su esposo es un hombre musulmán de nacionalidad palestina.

Actualmente bajo protección en una casa franca, Sally Kredi, una residente de Brooklyn, descubrió una fea verdad sobre su esposo, con quien se casó recientemente. Con el FBI presuntamente involucrado en el asunto, el hombre que se hacía llamar Eliyah estaba obligando a Sally a quedarse en la casa donde una noche, la niña descubrió el pasaporte de Eliyah.

Se horrorizó al ver una identidad palestina, y un cuchillo y una pistola al lado, lo que la llevó a contactar de inmediato a Flatbush Shomrim.

La niña sabía que su prometido era libanés, pero estaba convencida de su identidad inventada ya que hablaba hebreo y árabe con fluidez. También inventó una historia que narra por qué su no estaba involucrada en su vida, lo que hizo que Sally le creyera de todo corazón.

Además, el hombre también fue avalado por Jabad de Texas, donde estuvo afiliado durante unos 6-7 años.

Tal como está, el hombre fue visto por última vez hoy en Ave L y East 10 en Flatbush, mientras que Sally publicó un estado en Whatsapp que decía: “Por favor, recen por mí, todos”.

 

Declaración actualizada:
El Centro de Estudiantes Judíos Rohr Chabad en Texas A&M está abierto a todos los profesores y estudiantes judíos para explorar el judaísmo. En 2018, un estudiante que se presentó como Eliyah Haliwa comenzó a visitar Jabad junto con otras instituciones judías del campus local (incluido el servicio como presidente en una de ellas). De vez en cuando asistía a las comidas de Shabat en Jabad y con poca frecuencia asistía a los servicios o clases de Torá.El año pasado conoció a una mujer de Nueva York en un sitio web de citas judío.

Se presentó falsamente ante ella como observador. Cuando me preguntaron la mujer y su , les informé que su conducta no reflejaba la de un judío plenamente observador.La responsabilidad fundamental del rabino oficiante en una boda, el mesader kiddushin, es determinar el estatus judío [birur hayahadut] de la pareja y asegurarse de que ambos sean judíos, solteros y que se les permita casarse de acuerdo con la ley judía.

En consecuencia, cuando el rabino Ezra Zafrani, un respetado rabino sirio en Lakewood, Nueva Jersey, me preguntó si Eliyah era judío, le informé explícitamente que no lo sabía y que quien estuviera oficiando tendría que hacer un birur adecuado y confirmarlo de forma independiente. su estatus judío.

La boda en sí fue oficiada por el hijo del rabino Zafrani, el rabino David Zafrani. Como mi esposa y yo estábamos en Nueva York por otras razones, el rabino David Zafrani, que oficiaba en lugar de su padre y su esposa, nos pidió que nos uniéramos a la boda.

Como el novio no tenía familiares presentes, a pedido de la pareja y los Zafrani, lo acompañamos por el pasillo y firmé la ketubah, que había sido redactada por el rabino Ezra Zafrani. No estábamos oficiando y nuestra participación se basó en el entendimiento de que, como rabinos supervisores, Ezra y David Zafrani habían hecho su debida diligencia para confirmar el estatus judío del novio.

En las semanas siguientes, ha salido a la luz que la novia sabía que Eliyah estaba usando un nombre falso, información que ocultó a los demás, cuando se enteró de su nombre musulmán.

Claramente fuimos engañados acerca de su identidad. Nuestros corazones están con esta mujer, su y todos los demás engañados por este individuo aquí en Texas y en Nueva York y Nueva Jersey.Rabino Yossi Lazaroff

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsaac Green, un empresario con instinto
Artículo siguienteJudíos y haitianos