En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), el director para América Latina de la Cancillería de Israel, Alexander Ben Tzvi, aseguró que el gobierno de su país “está trabajando mucho en foros continentales” para alertar sobre el riesgo que representa Irán para el mundo.

Por eso, Ben Tzvi calificó como “muy preocupante” la inserción iraní en América Latina y señaló que funcionarios del régimen islámico fueron acusados por la justicia argentina en las causa que investigan los atentados terroristas ejecutados contra la embajada israelí en (1992) y la sede de la AMIA (1994).

Respecto de la relación que el presidente de mantiene con Ahmadinejad, Ben Tzvi también la definió como “preocupante”, dado que representa el vínculo para facilitar el desembarcó de Irán en la región.

El diplomático israelí realizó estas declaraciones luego de que se difundiera un informe de la Cancillería israelí sobre las actividades de Irán en Latinoamérica preparado para presentar en el Congreso Anual de la Organización de Lucha contra el Terror en los países de Sudamérica, en el que participará el vicecanciller Danny Ayalon.

Ben Tzvi precisó que el vicecanciller participará como observador en la reunión de la OEA. “Se hará como lo es desde hace mucho tiempo, en calidad de observadores, esto ratifica la importancia que tiene para Israel el tema y el involucramiento que tiene”, agregó.

El informe elaborado por el gobierno israelí se basa en información facilitada por la Cancillería y las representaciones en el mundo, con origen en cuerpos diplomáticos, militares y de seguridad, tanto israelíes como extranjeras, y sobre un trabajo realizado por el Departamento de Investigación que se ocupa de América Latina.

El documento sostiene que, Irán, penetra -desde 1982 – en las naciones de

América Latina, a partir de la relación con Cuba.

En el transcurso de los años, abrió embajadas en México, Brasil, Colombia, Argentina, , y Uruguay.

También hace referencia a la intervención iraní en los atentados sufridos contra la Embajada de Israel en y contra la AMIA.

En la Cancillería explican que, el interés de Ahmadinejad y el Presidente de Hugo Chávez es similar: accionar contra Estados Unidos. Las relaciones estrechas se expresan en más de 200 acuerdos firmados entre ambas naciones; una línea de vuelo directa utilizada por “técnicos iraníes” y un fondo de 2.000 millones de dólares destinado a sostener países en la “liberación del imperialismo norteamericano”.

En ese informe se sostiene que, Chávez, es quien apoyó el estrechamiento de lazos entre Irán y Bolivia, Nicaragua y Ecuador, mientras se preocupaba por invitar a Ahmadinejad a las ceremonias de asunción de los presidentes electos.

En medios de América Latina, mencionan a Chávez como “el promotor de cajas de Teherán”. En ese marco, la Cancillería eleva su sospecha que, también Bolivia, suministra uranio a los iraníes.

Aporta mayor información sobre documentos emitidos por que habilitan a ciudadanos iraníes a circular, con libertad, por todo el continente sorteando las restricciones de paso. Asimismo, advierte sobre las transferencias de dinero a través de bancos venezolanos.

En el tema económico, detalla las relaciones ramificadas: con Brasil alcanzan una cifra de 1.000 millones de dólares. Uruguay, vende arroz a Irán en 100 millones de dólares y le compra petróleo.

Por último, el documento también advirtió que naciones pro-norteamericanas (Honduras, la República Democrática de Guatemala) que gozan de una ayuda importante por parte de Venezuela, pueden verse bajo la influencia iraní.

Fuente: http://www.itongadol.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=25696