Argemiro Cárdenas Agudelo fue brutalmente asesinado por un sicario, el 15 de marzo de 2012, en Dosquebradas en el departamento de Risaralda. Este político, antiguo alcalde del municipio, era igualmente el director y gerente de la radio comunitaria Metro Radio Estéreo y contribuía desde hace catorce anos a las actividades de otras emisoras. Dirigía desde 2010 la Red Radial Cafetera y estaba afiliado a la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC).

“Nos asociamos con AMARC, así como a las organizaciones profesionales colombianas, para rendir un homenaje a Argemiro Cárdenas Agudelo y reclamar que se esclarezca las condiciones de su asesinato. Una vez más, pedimos a las autoridades encargadas de las investigaciones no descartar tan rápidamente un posible móvil profesional, situación que se presenta frecuentemente en estos casos. Dirigir un medio de comunicación comunitario representa, por definición, un riesgo enorme en una región como Risaralda, fuertemente azotada por el narcotráfico y el temible grupo “La Cordillera” proveniente de los movimientos paramilitares. Estos predadores de la libertad de informar son los responsables de varios de los últimos casos de periodistas asesinados o forzados a exiliarse ”, declaró Reporteros sin Fronteras.

Según periodistas de la región, Argemiro Cárdenas no había sido víctima de amenazas recientes. Defendía los intereses de las comunidades frente a la clase política local en sus programas radiales, pero no trataba temas de alto riesgo. Por el contrario, estaba preparando su retiro.

En cuanto al móvil del crimen, la policía regional privilegia la hipótesis de un “ajuste de cuentas por problemas económicos de vieja data” o una tentativa de extorsión por el supuesto dinero que habría ganado por la venta de una emisora. Sin excluir estas posibilidades, Reporteros sin Fronteras estaría interesado en conocer los elementos o testimonios que llevaron a apuntan hacia estas versiones.

es uno de los países más peligrosos para los periodistas del continente, situado en el puesto 143 (sobre 179 países) en la última clasificación mundial de la publicada por Reporteros sin Fronteras. Es igualmente, desde hace varios años, el país que cuenta con el mayor número de exiliados, al extranjero o a otras regiones.

Fuente: Reporteros Sin Fronteras