Diario Judío México - Introducción
El ataque terrorista perpetrado en el Centro del Comercio del Mundo, en Nueva York, en la mañana del 11 de septiembre de 2001, costó la vida a miles de personas inocentes. Este acto terrorista de barbarie empañó una vez más la paz y la fraternidad de la humanidad.

El en general
El es un crimen contra la humanidad. Su objetivo es esparcir el temor en la sociedad matando gente, y así ganar fuerza para sus fines políticos. Incluso desde el pasado, las diferentes ideologías han recurrido al . Los Jacobinos, que llevaron a cabo la Revolución Francesa, usaron primero el concepto de durante ‘El período del terror’, cuando miles de personas fueron enviadas a la guillotina.

En 1870, la organización racista Ku Klux Klan, en los Estados Unidos, atormentó y mató despiadadamente a muchas personas por el solo hecho de ser negros. Así también, el racista vino a ser la norma del Estado en la Alemania Nazi durante los años treinta. Los nazis aplicaron una norma sangrienta de terror en contra de todos quienes se oponían a ellos, comenzando por los judíos.

Durante esos mismos años, otra ideología aplicó también el Estado de : 40 millones de personas murieron durante el régimen de Stalin por oponerse en contra de la ideología comunista.

El comunista surgió en Europa en 1960. En ese tiempo, las organizaciones opuestas al Estado comenzaron una matanza. Las Brigadas Rojas en Italia y la llamada Facción Roja de Ejército en Alemania llevaron a cabo numerosos bombardeos, ataques y matanzas.

La unión de terrorismo comunista con aspiraciones de separatista generó organizaciones aun más sanguinarias. El grupo comunista más sangriento en era ETA, y en Turquía se organizó el PKK, que mató despiadadamente a unas 30.000 personas.

El racismo es una consecuencia bastante natural del fascismo o del comunismo. En el racismo, el fascismo o en la teoría comunista, el terrorismo se alienta y es justificado. En años recientes, sin embargo, otra forma de ‘terrorismo’ se ha presentado a la orden del día en de mundo, aunque esto con un concepto totalmente contradictorio: ‘.’

El concepto es contradictorio porque en el Islam no hay cabida para el terrorismo. En el Corán, Dios ordena a todos musulmanes promover la paz, la armonía y la fraternidad al mundo. La moral islámica no es la causa de terrorismo, sino al contrario, es la solución contra el mismo.

La moral islámica
La palabra Islam viene de la misma raíz árabe que la palabra paz. Dios ha revelado esta religión para invitar a toda la humanidad a que se guíe por el sendero verdadero y los llama a la paz y la armonía.

Las características fundamentales de la moral islámica son las virtudes tales como el amor, la compasión, el sacrificio, la tolerancia, el perdón y la justicia. En el Corán, Dios ordena a los musulmanes tratar bien a todas las personas. Los musulmanes son los encargados de dar ejemplo a los miembros de otras religiones, observando una moral virtuosa y digno ejemplo de tesón y entrega. En un verso del Corán, se dice a musulmanes:

“Sois la mejor comunidad humana que jamás se haya suscitado: ordenáis lo que está bien, prohibís lo que está mal y creéis en Aláh. Si la gente de la Escritura creyera, les iría mejor. Hay entre ellos creyentes, pero la mayoría son perversos”. (El Sagrado Corán 3:110)

En otro verso, Dios ordena a los musulmanes “responder al mal con la bondad”: “No es igual obrar bien que obrar mal. ¡Repele con lo que sea mejor y he aquí que aquel de quien te separe la enemistad se convertirá en amigo ferviente!” (El Sagrado Corán 41:34)

El derramamiento de sangre, la guerra y la crueldad son pecados terribles condenados por Dios. En un verso, Dios dice esto a los que cometen estos pecados: “Sólo incurren en él quienes son injustos con los hombres y se insolentan en la tierra injustamente. Esos tales tendrán un castigo doloroso” (El Sagrado Corán 42:42)

Según el Islam, la matanza a gente inocente es uno de los pecados más terribles. Otro verso dice: “Por esta razón, prescribimos a los Hijos de Israel que quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, sería como si hubiera matado a toda la humanidad. Y que quien salvara una vida, sería como si hubiera salvado las vidas de toda la humanidad. Nuestros enviados vinieron a ellos con pruebas claras, pero, a pesar de ellas, muchos cometieron excesos en la tierra.” (El Sagrado Corán 5:32)

La importancia que enfatiza el Corán, respetando la vida humana, se ha visto a través de la de Islam, comenzando en los días del Profeta Mujammad (PBAE) mismo. Nuestro profeta hizo el más grande esfuerzo para proteger a la gente inocente. Nunca comenzó una guerra, excepto por defensa propia. Aun entonces él advirtió a sus comandantes que ninguna persona inocente debe ser dañada, y que las iglesias y las sinagogas deben ser respetadas. La justicia y la tolerancia se han manifestado a lo largo de la de Islam, y los cristianos y los judíos hallaron en tierras musulmanas la tolerancia y la paz que ellos no podrían encontrar en los estados europeos. Por lo tanto, se concluye que el Islam es una religión de paz y armonía. Es deber de un musulmán comportarse amablemente y con justicia con todas las personas y luchar contra la crueldad en el mundo; pues el pináculo de la crueldad lo ocupa el terrorismo.

El terrorismo
El terrorismo ataca injustamente a gente inocente. Mata despiadadamente a niños pequeños…, deja a otros huérfanos…,destruye las ciudades y mata las familias; inflinge sufrimiento a millones de personas. Además, algunos terroristas llevan a cabo este mal en nombre del Islam y lo ennegrecen ante los ojos de muchas personas. La gente que hace esto no puede ser musulmana.

Aunque se aparente que los terroristas tengan las identidades musulmanas, el terrorismo que ellos perpetraron aquel día de septiembre no puede ser catalogado como ‘,’ así como no se llamaría ‘terrorismo judío’ si los perpetradores fueran judíos o ‘terrorismo cristiano’ si fueran cristianos. Esto es porque asesinar a gente inocente en el nombre de la religión es inaceptable.

La religión ordena el amor, la misericordia y la paz. El terrorismo, en cambio, es lo contrario de la religión: es cruel e inmisericorde, trae derramamiento de sangre y miseria. El terrorismo es una herramienta empleada por racistas, fascistas y comunistas; en resumen, por todas esas ideologías que rechazan la religión y la moral religiosa. No compaginan, bajo ningún punto el terrorismo y la religión. Como se dice en un verso del Corán, “Si sufrís una herida, otros han sufrido una herida semejante. Nosotros hacemos alternar esos días entre los hombres para que Aláh reconozca a quienes crean y tome testigos de entre vosotros -Aláh no ama a los impíos-” (El Sagrado Corán 3:140).

El Corán se refiere en otro verso, a quienes recurren al terrorismo y causan la corrupción en la tierra, de esta manera: “Pero quienes violan la alianza con Aláh después de haberla contraído, cortan los lazos que Aláh ha ordenado mantener y corrompen en la tierra, esos serán malditos y tendrán una morada detestable”. (El Sagrado Corán 13:25)

Por esa razón, todos aquellos verdaderos musulmanes deben oponerse contra el terrorismo, diciendo a viva voz y demostrando al mundo entero que el Islam es una religión de paz y amor, y que por lo tanto el Islam rechaza el terrorismo.

Fuente: http://www.latinodawah.org/newsletter/apr-june2k3.html#12

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIran, Venezuela, and Cuba
Artículo siguienteLos persas llegaron al ALBA