La secretaria de Estado, Hillary Clinton, defendió ante el Congreso la nueva política de acercamiento de EEUU con países como Irán, Venezuela y Cuba, al considerar necesario intentar estrategias distintas incluso con adversarios.
Clinton acudió a su primera audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, desde que asumió el cargo, y allí defendió los esfuerzos del presidente Barack Obama para combatir las amenazas a los intereses de EEUU en el mundo.

En la audiencia dominaron asuntos como la presencia de grupos extremistas en Pakistán y Afganistán, y los esfuerzos por frenar las ambiciones nucleares de Irán.