Diario Judío México - , jueza de la Corte Suprema de EEUU, fue hospitalizada este miércoles tras sufrir una caída en la que se fracturó tres costillas.

La magistrada tuvo el accidente en las primeras horas del jueves en su oficina y fue llevada al hospital de la universidad George Washington, donde permanece bajo observación.

Ginsburg sufrió un accidente similar en el 2012, en el que se fracturó dos huesos. En el 2014, tuvo una operación al corazón por una arteria bloqueada.

Su estado de salud es ampliamente comentado ya que, a sus 85 años, se especula con una posible renuncia, que daría lugar a Donald Trump a un nuevo nombramiento en el máximo tribunal del país. Con dos confirmaciones de jueces, el presidente republicano ya logró inclinar la balanza hacia el lado conservador.

Durante la campaña del 2016, Ginsburg realizó críticas contra el entonces candidato, a lo que Trump respondió exigiendo su renuncia y cuestionando su capacidad mental.

Ginsburg, nombrada por Bill Clinton en 1993, fue la segunda mujer en la historia en formar parte de la Corte y ha defendido posturas progresistas, como el derecho al aborto legal, derechos a la comunidad LGBT y se ha manifestado en contra de la pena de muerte.

Por su parte, Stephen Breyer, también del área liberal, tiene 79 años. Si cualquiera de ellos renunciase, el presidente podría fortalecer aún más el ala conservadora de la corte, actualmente mayoría por 5 votos a 4. Los candidatos son aprobados por el Senado, donde el Partido Republicano logró mantener el control en las recientes elecciones legislatiavas.