Diario Judío México - El gobierno de Israel adquirió de manera secreta decenas de toneladas de óxido de uranio de para su programa de armas nucleares en los años 60, según documentos oficiales estadunidenses y británicos divulgados por la organización independiente National Security Archive.

Entre 1963 y 1964 el gobierno israelí compró entre 80 y 100 toneladas de uranio procesado conocido como yellowcake, el cual resulta indispensable como combustible para el reactor nuclear de Dimona y la producción de plutonio para armas atómicas. El gobierno estadunidense, según los documentos, se enteró de la adquisición por conducto de los servicios de inteligencia canadienses y obtuvo más detalles mediante su embajada en Buenos Aires.

El gobierno de Israel, en esos años, evadió responder las solicitudes diplomáticas estadunidenses de más información sobre dicha compra. Según el investigador William Burr, del National Security Archive -centro dedicado a la investigación y transparencia de las relaciones exteriores y asuntos de seguridad nacional de -, esa historia ha permanecido en gran medida desconocida porque Israel ha hecho todo lo posible por mantener en secreto hasta la fecha cómo y dónde adquirió materia prima para su programa atómico.

La organización señala que los documentos divulgados hoy revelan, entre otras cosas, que las restricciones francesas a la oferta de uranio a Israel en 1963 generaron sospechas en Washington de que Tel Aviv buscaría obtener el material de otras fuentes sin condiciones. Un informe de inteligencia canadiense, fechado en marzo de 1964, afirmaba que Israel ya contaba con los requisitos para iniciar un proyecto modesto de desarrollo de armas atómicas y que, en septiembre de 1964, fuentes de la embajada estadunidense en confirmaron la venta del material nuclear.

Los investigadores sostienen que a finales de 1960 la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) se enteró de que Israel, con la asistencia de Francia, estaba construyendo una instalación atómica cerca de Dimona. , Canadá y Reino Unido sospechaban que Israel estaba desarrollando un programa de armas nucleares. Aun después de que se enteraron, los tres países mantuvieron el secreto. La instalación nuclear en Dimona, diseñada por los franceses, tenía mayor capacidad para producir plutonio de lo que suponían estadunidenses e ingleses, y hasta hoy día no está claro qué tanto sabía la inteligencia occidental sobre la instalación y exactamente cuándo y cómo se enteró, comentan los especialistas y otros dos centros de investigación.

Aunque todos los documentos estadunidenses publicados hoy fueron desclasificados a mediados de los años 90, han permanecido casi olvidados y han sido poco consultados. Éstos, más otros de los gobiernos británico y canadiense, se pueden consultar en la página: gwu.edu/~nsarchiv/nukevault/ebb432/

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Alberto Abiad Z”L
Artículo siguienteIsrael asegura que la zona de la Triple Frontera se convirtió en una fuente de financiación de Hezbollah
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.