El 30 de enero, 2019 Bahia Mardini, periodista kurda siria, autora y activista de los derechos humanos y ex-asesora de medios de comunicación de la Coalición Nacional para las Fuerzas de Oposición y Revolución Sirias, publicó una carta dirigida a Asma Al-Assad, esposa del Presidente sirio Bashar Al-Assad. En la carta, publicada en el portal liberal saudita Elaph.com, Mardini acusó a Asma Al-Assad de decepcionar al pueblo sirio apoyando las masacres de su marido y convirtiéndose así en socia plena en estos delitos. Mencionando el reciente roce de Asma con el cáncer, Mardini notó que una enfermedad grave a menudo incita a la gente a examinar su conciencia, e instó a Asma Al-Assad a aprovechar esta oportunidad para reconsiderar su postura y evitar que su esposo continúe con la masacre.


Bahia Mardini (Fuente: alaraby.co.uk, 2 de enero, 2018)

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo:

“Se necesita de un punto de inflexión emocional intenso en la vida de una persona – como una enfermedad, la enfermedad de un ser querido o la muerte de alguien muy cercano, para hacer que esa persona se enfrente con honestidad a su pasado y haga un balance de sí misma y de los más cercanos a su entorno. Parece ser que es demasiado tarde para Siria, ya que la guerra ha durado mucho tiempo, las filas se han roto y todas las máscaras han caído y los funcionarios, dignatarios y gente común son todos iguales ante las críticas. Los titulares a cargos oficiales deben, más que otros, rendir cuentas por sí mismos [y responder a las siguientes preguntas]: ¿cómo [se comportaron]? ¿Cómo se están [comportando] ahora? ¿Qué le hicieron a la gente? ¿Qué les hicieron a los chicos? ¿Tenían ellos el poder de detener la guerra y la máquina de asesinar? ¿Qué están haciendo ahora y qué proponen hacer en el futuro?

“Cuando apenas comenzaba la destrucción [de Siria], nos dijeron que tu Asma Al-Assad, te oponías a la guerra y te manifestaste en contra de la intención de tu marido de masacrar a civiles y opositores y te lo creímos. Pero tu muy rápidamente arruinaste [esta] esperanza… cuando anunciaste que estabas de parte de tu marido y de esta forma se transformaste de una rosa en el desierto[1] en una asociada principal en la guerra. Esperábamos que, al igual que alguien que disfrutó de la protección de la democracia y de la libertad en Londres, la capital mundial del diálogo, la diversidad y el pluralismo, tomara una postura muy firme, una postura diferente. Nos dijimos [a nosotros mismos] que, Emma, ​​como solían llamarte tus amigos en la escuela, estarías del lado de la virtud, del pueblo y del libre albedrío.

“Los proyectos [en los que estás involucrada], financiados por la ONU o por gobiernos que intentan permanecer neutrales [en la crisis siria] y las imágenes de ti [cuidando] a algún chico enfermo o sonriéndole [a] una madre herida – [nada de esto] te absolverá de responsabilidad…

“Ahora [debes] de emplear guardias de seguridad para escoltar a tus hijos donde quieran que ellos vayan… y no pueden viajar libremente sin que se vociferen maldiciones de “asesino” y “asesinato” en su contra. Ellos están envueltos en el manto del temor que no se ve muy diferente al temor que tu inculcas sobre tus ciudadanos [sirios] y sus hijos antes de decirles: ‘Regresen al seno de su patria’, solo para que puedas condenarlos a prisión.

“El gran temor que te persigue es [el temor a] Alá, porque el sirio sabe que se le ha hecho daño y que tarde o temprano Alá derrotará a sus opresores. En cuanto a ti – tus esperanzas se convertirán en la victoria fallida que tus medios corruptos presentan [como una victoria verdadera].

“[Asma], hoy tienes la oportunidad de evaluar. Te encuentras en un momento crucial, en [el umbral de] tomar un nuevo paso. Pregúntate a ti misma: ¿Cuánto tiempo más? No mires a los ojos de tu marido, ya que el dinero y el poder no te servirán de nada. Cuando despiertes de la anestesia en un falso halo, recuerda solo que despertaste para detener el desastre y la destrucción y para decirle a tu esposo: “Basta, no más” – y no para alentarlo diciéndole ‘Te comportaste correctamente’, solo para mantenerte en el poder y por un puñado de dólares y [para que la familia Assad] pueda gobernar para siempre mientras nada en sangre”.[2]


[1] ‘Una Rosa en el Desierto’ fue el título de un artículo de la revista Vogue sobre Asma Al-Assad publicado varios meses antes del inicio de los alzamientos sirios contra el régimen de Assad. Véase web.archive.org/web/20110329085142/http://www.vogue.com/vogue-daily/article/asma-al-assad-a-rose-in-the-desert.

[2] Elaph.com, 30 de enero, 2019.