La Ministra boliviana de Desarrollo Rural y Tierras, Julia Ramos Sánchez, se encuentra de viaje en Irán donde ha llegado presidiendo un delegación oficial con el fin de mantener reuniones con sus homólogos iraníes.

Diario Judío México - El objetivo de este nuevo viaje boliviano es lograr la materialización de alguno de los proyectos conjuntos nacidos luego del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre La Paz y Teherán en Septiembre de 2007. Aunque hay varios acuerdos firmados y desde ambas partes de ha afirmado en varias ocasiones la voluntad de iniciar esa colaboración la realidad es que casi nada de la ayuda iraní prometida se ha efectivizado.

Como un ejemplo de las altas expectativas que han ido disminyendo con el paso del tiempo podemos señalar el caso del canal de TV irano-boliviano (y Venezolano). El plan original consisitía en instalarlo en Chapare (Departamento de Cochabamba) según se informó en Septiembre de 2008, un anuncio realizado al calor de la visita de Evo Morales a Irán. Luego se dejó de lado esa idea para anunciar que el proyecto contemplaría la posibilidad de compartir contenidos (ver aquí ), finalmente se anunció en Enero de 2009 que habría un canal boliviano donde Irán y Venezuela ayudarían invirtiendo en ese proyecto (ver aquí ).

Aunque hay proyectos conjuntos firmados por el valor de más de 1.100 millones de dólares, hasta el momento es poco lo que se ha concretado.
El tema de las promesas no cumplidas se ha convertido en un tema central de la agenda entre Irán y algunos países de América Latina como es el caso de y Nicaragua.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorMíster, ¿qué quiere oír?
Artículo siguiente60 Voces por Israel desde México