Diario Judío México - Los resultados del referéndum del pasado domingo exponen el compromiso de Chávez para con los venezolanos y la comunidad internacional, de velar por la paz en democracia de nuestro país en miras al desarrollo.

A partir de ahora, Chávez deberá gobernar no sólo para sus partidarios que apenas sobrepasan el 50% sino también para la otra parte de los venezolanos que han demostrado su apego a la vía electoral alternante rechazando a su vez el proyecto único de socialismo del siglo XXI.

Fue así como la Unión Europea lo felicitó, no sin recordarle su obligación de gobernar en beneficio de “todos” los venezolanos. El gobierno de Brasil en consonancia con el resto de América Latina, a excepción de los miembros del ALBA, se manifestó también en la misma dirección incluyente, la nación como un todo, oficialistas y opositores. El Le Monde, francés, vislumbró tiempos difíciles para gobernar un país además de fracturado y dividido socialmente, altamente dependiente de los hidrocarburos en momentos de baja en los precios del petróleo dentro de un marco de crisis mundial.

Por otra parte el portugués, Premio Nobel de Literatura, José Saramago, admirador de la izquierdas radicales en la América Latina y preso político durante la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar se manifestó satisfecho por los resultados de la consulta popular, no sin advertir a su amigo Chávez del renombrado peligro de caer en el autoritarismo, con la excesiva concentración del poder.

Alternabilidad. Con la aprobación de la enmienda se ha roto un principio del constitucionalismo latinoamericano, la alternabilidad, en un país presidencial lleno de confrontaciones ideológicas. Cuando sabemos que en los países con regímenes parlamentarios la dinámica confrontacional de los partidos y sus ideologías facilitan la alternabilidad al margen de su consagración legal.

En los sistemas presidenciales y especialmente en América Latina con la abusiva concentración del poder en el ejecutivo y sin la clara independencia de los poderes, la reelección indefinida puede ser extremadamente peligrosa, además de abismalmente ventajosa en la contienda electoral a favor de quien ejerce el poder.

Legalidad democrática. Hoy el desafío de Chávez radica en cómo hacer avanzar su Revolución Bolivariana dentro del marco de la legalidad democrática, cuando cerca de la mitad de la población se ha venido pronunciando en contra de sus métodos y procedimientos. A saber, todas las revoluciones se han instaurado por la violencia y se han mantenido bajo un férreo yugo dictatorial, sin embargo, todas se han desvanecido sin transcender.

“La revolución comienza como promesa, se disipa en agitaciones frenéticas y se congela en dictaduras sangrientas que son la negación del impulso que la encendió al nacer”. Octavio Paz. Pronto la poco original revolución de Chávez sin petrodólares no podrá escapar de esta realidad histórica.

Debiera Chávez estudiar exhaustivamente la revolución de su homólogo Iraní, Mahmud Ajmadineyad u su Revolución Islámica que pareciera agotarse a pesar de la violencia institucional del régimen contra los reformistas partidarios de un socialismo democrático dentro del imperativo teórico religioso del Islam chiíta.

Hegemonía persa. Con precios del petróleo descendiendo a dos dígitos bajos golpeando la economía, mermando la credibilidad del mandatario, quien por su parte somete a su pueblo mediante opresión política y militar. Tal coyuntura ha facilitado en su país la vuelta a la contienda política del ex presidente Mohamed Jatami, quien desde 1997 hasta el 2005 condujera con responsabilidad y apertura el destino de Irán y hoy anuncia su candidatura, adversa al oficialismo y a su programa nuclear bélico que primeramente ha alertado a los gobiernos musulmanes sunitas, preocupados ahora por el renacer de una hegemonía persa.

Cabe mencionar que la situación de control aparente de la Revolución Bolivariana y el inminente vuelco de la situación política de Irán y su revolución ha coincidido con el ofrecimiento del presidente Obama de estrechar manos a quienes estén dispuestos a abrir puños.

Sólo queda esperar el ya anunciado desenlace.

Fuente: http://www.noticierodigital.com/?p=19441

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorVenezuela recibirá delegación del Hamas
Artículo siguienteAntisemitismo en Venezuela o el imperialismo prepara la invasión