Diario Judío México - El vicepresidente de los Estados Unidos, , rindió homenaje el jueves al sufrimiento de los judíos y polacos bajo la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, con visitas a monumentos conmemorativos de su sufrimiento y heroísmo.

Las visitas altamente simbólicas a una ciudad destruida por las fuerzas de Adolf Hitler fueron gestos de amistad con dos de los aliados más cercanos de Estados Unidos, Israel y Polonia. Llegaron un día antes de que Pence hiciera su primera visita a , el sitio conmemorativo donde las fuerzas nazis mataron a 1.1 millones de personas, la mayoría de ellos judíos, en la Polonia que entonces estaba ocupada.

Pence se unió al primer ministro Benjamin Netanyahu y al primer ministro polaco Mateusz Morawiecki en honor a los insurgentes judíos de la guerra que se alzaron contra las fuerzas nazis alemanas en el levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943.

Junto con sus esposas, los tres participaron en una ceremonia de ofrenda floral en el monumento del Levantamiento del Gueto de Varsovia. Un anfitrión recitó una oración en hebreo mientras las tres parejas se enfrentaban al oscuro memorial, con la asistencia de representantes de la pequeña comunidad judía sobreviviente de Polonia.

Pence y Netanyahu sostuvieron conversaciones en el Museo POLIN de Historia de los Judíos Polacos, ubicado en la misma plaza en el corazón del antiguo gueto, que cuenta la historia de 1.000 años de vida judía en tierras polacas.

Netanyahu escribió en un libro de visitas del museo: “Que el espíritu y el heroísmo de los combatientes de la resistencia judía del Gueto de Varsovia, que organizaron el primer levantamiento contra la ocupación nazi en toda la Europa ocupada, sea un recordatorio eterno de los peligros de la impotencia ante la tiranía”.

En comentarios ante periodistas antes de la reunión, Pence, un cristiano conservador, dijo a Netanyahu que era “muy humillante para mí estar aquí con ustedes en este lugar tan especial en este terreno sagrado. Para escuchar una oración, y para recuerdar a los héroes del gueto de Varsovia”.

La revuelta terminó en muerte para la mayoría de los combatientes, pero dejó atrás un símbolo de resistencia perdurable.

Netanyahu dijo que su resistencia salvó el honor del pueblo judío.

Más tarde, Pence fue acompañado por Morawiecki para visitar un monumento conmemorativo al Levantamiento de Varsovia de 1944, un sitio importante para polacos donde el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pronunció un discurso en 2017.

En esa revuelta, los insurgentes polacos tomaron las armas contra las poderosas fuerzas alemanas, resistiendo durante 63 días antes de que los alemanes lo aplastaran. En represalia, los alemanes asesinaron a unos 200.000 polacos y arrasaron Varsovia.

Pence y Netanyahu estuvieron en Varsovia para una conferencia sobre el organizada conjuntamente por los Estados Unidos y Polonia que se centró principalmente en confrontar a Irán.

En un discurso en la conferencia el jueves anterior, Pence dibujó una línea de la guerra que comenzó hace 80 años en el de hoy, diciendo que “el régimen iraní aboga abiertamente por otro “.

Pence acusó el jueves a las potencias europeas de socavar la represión de Washington contra Irán al intentar romper las sanciones de Estados Unidos contra Teherán, en comentarios que probablemente afectarán aún más las relaciones transatlánticas.

Las potencias europeas, que se oponen a la decisión de la administración Trump de retirarse de un acuerdo nuclear con Irán, se mostraron abiertamente escépticos de una conferencia que excluye a Teherán. Francia y Alemania se negaron a enviar a sus principales diplomáticos, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, se retiró antes de los principales eventos del jueves.

“Lamentablemente, algunos de nuestros principales socios europeos no han sido tan cooperativos“, dijo Pence. “De hecho, han liderado el esfuerzo de crear mecanismos para romper nuestras sanciones”.

Los países europeos dicen que comparten las preocupaciones de Washington sobre el comportamiento regional de Irán, pero creen que retirarse del acuerdo nuclear fue un error, y han prometido intentar rescatar el acuerdo mientras Irán continúe respetándolo. En la práctica, las compañías europeas han aceptado nuevas sanciones estadounidenses sobre Irán y han abandonado los planes para invertir allí.

Pence pidió a los europeos que sigan a Washington y salgan del acuerdo: “Ha llegado el momento de que nuestros socios europeos se retiren del acuerdo nuclear de Irán y se unan a nosotros“.

Dijo que un nuevo plan europeo para comerciar con Irán, conocido como el Vehículo de propósito especial, era “un esfuerzo para romper las sanciones estadounidenses contra el régimen revolucionario asesino de Irán“.

“Es un paso poco aconsejable que solo fortalecerá a Irán, debilitará a la Unión Europea y creará aún más distancia entre Europa y Estados Unidos”, dijo.

Los diplomáticos europeos en la conferencia rechazaron las acusaciones de Pence: “Estamos totalmente en desacuerdo”, dijo un diplomático de una importante potencia europea. “Queremos llevar a Irán a buenos resultados y no queremos empujar a Irán fuera de su compromiso nuclear“.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se reunió el viernes en Bruselas con la jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, quien no asistió a la cumbre de Varsovia citando un conflicto de programación en la OTAN.

Pompeo dijo en una conferencia de prensa el jueves que había diferencias durante la reunión en la cumbre sobre cómo lograr que Irán cambie sus formas, pero hubo unanimidad, incluso de los europeos, de que Teherán representaba una amenaza global.

“Necesitamos más sanciones, más presión sobre Irán“, dijo Pompeo en sus comentarios finales. “No había ni un defensor de Irán en la sala. Ningún país. Ningún país habló y negó ninguno de los hechos básicos que todos hemos expuesto sobre Irán, la amenaza que representa, la naturaleza del régimen”.

La cumbre fue notable debido a la presencia de Israel junto con los estados árabes ricos Arabia Saudita, Kuwait, Omán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Washington apunta a reducir las diferencias entre sus aliados israelíes y árabes para aislar a Irán.

FuenteNoticias de Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUnos amigos cordobeses…
Artículo siguientePalabra y despalabra