El candidato opositor a la presidencia de Óscar Iván Zuluaga suavizó ayer su posición sobre al diálogo de paz con la guerrilla asegurando que seguirá negociando con algunas condiciones si vence al mandatario Juan Manuel Santos en la segunda vuelta, el 15 de junio.

Pocos minutos después, Santos, quien busca su reelección con la esperanza de firmar un acuerdo de paz que ponga fin a la confrontación de medio siglo que ha dejado más de 200 mil muertos, criticó el cambio de discurso de su rival calificándolode “electorero” y diciendo que “la paz es algo sagrado y serio que no se improvisa”.

Zuluaga ganó el domingo por poco margen la primera vuelta electoral frente a Santos y horas después anunció que si era elegido en el balotaje suspendería provisionalmente el diálogo de paz que desde hace 18 meses celebra el gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), salvo que el grupo rebelde acepte condiciones.

“Le vamos a dar continuidad a las conversaciones”, dijo Zuluaga en declaraciones a Caracol Radio, aunque aclaró que “vamos a establecer las condiciones que siempre he planteado”. Insistió en la necesidad de que la guerrilla suspenda sus hostilidades, incluyendo el reclutamiento de niños, el uso de minas anti personas, los ataques a civiles, los atentados a la infraestructura económica, así como los asesinatos de soldados y policías.

El cambio de posición del aspirante derechista se produjo luego de que la ex candidata del Partido Conservador Marta Lucía Ramírez decidió el miércoles apoyarlo para la segunda vuelta.

Santos, a su vez, cosechó el apoyo de la izquierdista Unión Patriótica (UP), cuya abanderada, Clara López, quedó en cuarto lugar.