Diario Judío México - Los investigadores israelíes están a la vanguardia de la innovación médica para ofrecer nuevas soluciones en la lucha contra el novedoso brote de .

Artículo de Rossella Tercatin en The Jerusalem Post | Traduce: Noticias de en español

“Antiguamente, si uno iba al médico con una infección en el pecho, le pedían que tosiera en un recipiente y enviara la muestra a un laboratorio, que la ponía en un plato para que creciera”, dijo. “Después de 48 horas te ponían unos discos de antibiótico al lado, y otras 48 horas después te decían cuál funcionaba para esa bacteria”.

“Varios años después, llegaron pruebas llamadas PCR en tiempo real o Q-PCR”, añadió. “Observan el contenido nuclear, el ADN o ARN, en la bacteria o el virus”.

Para realizar la prueba, se introduce una muestra biológica de los pacientes, por ejemplo, saliva o sangre, en una máquina llamada termociclador, que calienta y enfría el material 30 ó 40 veces hasta que los fragmentos de ADN o ARN de la muestra se han dividido. Los fragmentos se unen entonces a una molécula de luz fluorescente.

“Así es como se averigua cuál es el contenido de las soluciones biológicas”, dijo Glenville. “El problema es que la respuesta sale como una curva en un gráfico, lo que significa que requiere un análisis por un técnico médico experto”.

El requisito de que un experto analice los resultados de la prueba podría no ser particularmente difícil si el número de pruebas realizadas sigue siendo bajo. Pero cuando se necesitan cientos, si no miles, de pruebas – como en el caso de la emergencia actual – el cansancio y otros factores humanos, incluyendo el riesgo de que los técnicos se infecten ellos mismos, representa un obstáculo.

Como alternativa, hay kits fabricados por los fabricantes que incluyen lo necesario para ejecutar las pruebas y dar la respuesta. Pero son caros e inflexibles, lo que significa que si el virus muta, su tecnología no será adecuada.

“Tampoco son tan automáticos y no tan precisos como podrían ser”, dijo Glenville.

Lo que diagnostics.ai ha desarrollado es verdaderamente automático y puede analizar cualquier virus o bacteria.

Una vez que el espécimen biológico es analizado, lo cual toma de 40 minutos a una hora, los resultados son casi instantáneos, y son alimentados al sistema de información del hospital de inmediato.

La tecnología fue estudiada por una de las mayores unidades de virología de Europa, el Centro de Virología Especializada del Oeste de Escocia, comparando los resultados de diagnostics.ai con los de sus mejores técnicos.

Como se explica en un artículo publicado en el Journal of Clinical Virology, se consideró que eran superiores en términos de precisión.

La tecnología de la empresa es genérica, lo que significa que no funciona sólo para un virus específico sino para cualquier virus o bacteria. Actualmente se utiliza para las infecciones. Pero Diagnostics.ai planea emplearla para el cáncer y las expresiones genéticas y cualquier otra forma de prueba para analizar material que contenga ADN o ARN.

“Uno de los laboratorios de un gran hospital de Londres acaba de pedirnos que multipliquemos por diez sus volúmenes, y creo que es sólo el comienzo”, dijo Glenville.

Un nuevo y más eficiente método para diagnosticar el fue probado con éxito por investigadores israelíes en el Instituto de Tecnología de Technion- y en el Campus de Salud del Rambam. El nuevo método de prueba aumentará drásticamente la velocidad a la que se pueden hacer pruebas para el virus mortal, se anunció el jueves.

El método de prueba actual en y en la mayor parte del mundo ha sido centrarse sólo en personas con síntomas específicos. Este nuevo método de prueba permite realizar pruebas a personas sin síntomas y realizar docenas de pruebas a la vez, lo que en última instancia acelera los esfuerzos para frenar el virus.

“Este experimento llevado a cabo por los investigadores de Technion y Rambam es complejo y en circunstancias normales llevaría meses”, dijo el presidente de Technion, el profesor Uri Sivan. “Este es un ejemplo notable de la movilización de un equipo sobresaliente en un momento de crisis. El experimento inicial se completó en menos de cuatro días”.

El ritmo actual de las pruebas en , realizadas por el método común de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), es de unas 1.200 al día. Y cada uno debe ser examinado individualmente, lo que lleva varias horas, causando cuellos de botella en las pruebas y ralentizando los esfuerzos para frenar el virus.

El Laboratorio Clínico de Microbiología de Rambam sólo es capaz de analizar 200 muestras de COVID-19 al día.

Ahora, las pruebas moleculares del virus, utilizando el nuevo método de agrupación, pueden hacerse combinando muestras tomadas de 32 o 64 pacientes, permitiendo el análisis simultáneo de docenas de muestras. En los raros casos en que se encuentre un caso positivo en una muestra conjunta, sólo entonces se analizará cada una de las muestras específicas de forma individual.

“Incluso cuando realizamos un examen conjunto de 64 muestras en las que sólo una era portadora positiva, el sistema identificó que había una muestra positiva”, dijo el profesor Roy Kishony, jefe del grupo de investigación de la Facultad de Biología del Technion.

“No se trata de un gran avance, sino de una demostración de la eficacia de utilizar el método e incluso el equipo existente para aumentar significativamente el volumen de muestras analizadas por día”, dijo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorMuere el primer paciente con COVID-19 en Israel
Artículo siguienteSon Falsificaciones los fragmentos de Rollos del Mar Muerto en el Museo de la Biblia en Washigton