La Federación de de Irán apeló el martes la suspensión de cuatro años de competiciones internacionales, dictaminada luego que sus atletas se rehusaron a enfrentar rivales de Israel.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés) indicó que la apelación contra la decisión de la Federación Internacional de se realizó a través de una videoconferencia. Se espera el veredicto en las próximas semanas.

El ente rector mundial tomó la decisión contra la federación de Irán después de que el excampeón mundial Saeid Mollaei renunció al equipo argumentando que le ordenaron perder los combates del Mundial de 2019 para evitar enfrentar a un rival de Israel.

Mollaei huyó a Alemania al temer por su seguridad en Irán y posteriormente recibió permiso del Comité Olímpico Internacional para competir por Mongolia. En los Juegos Olímpicos de Tokio ganó la medalla de plata en los 81 kilógramos.

La IJF (las siglas de la federación internacional) primero impuso una suspensión indefinida contra la Federación de Irán, hasta que modificasen sus políticas de discriminación. Esta decisión fue revocada por el TAS y el caso fue enviado de vuelta al organismo internacional y que optó en abril por la suspensión de cuatro años.

La suspensión provisional, que podría ser revocada si las autoridades de Irán permiten que sus atletas compitan libremente, estará vigente hasta septiembre de 2023.