Diario Judío México - El Movimiento Islámico en , una rama de la Hermandad Musulmana internacional, está furioso con las políticas de la administración Trump con respecto a y los palestinos, dijeron a JNS dos altos funcionarios en la rama sur de la organización.

El jeque Safwat Freij, que vive en Kfar Qasim en el centro de y es el líder adjunto de la rama sur del Movimiento Islámico, dijo a JNS en una entrevista en su oficina en Kfar Bara que el presidente de , , “ha estado en contra de los palestinos desde que fue elegido.”

“Trump tiene muchos asesores que son cristianos evangélicos e investiga en su contra, y el traslado de la embajada de los a Jerusalén debe considerarse una distracción de todo eso”, afirmó Freij.

“Los musulmanes árabes en son una nación unida contra la declaración de Trump [reconociendo a Jerusalén como la capital de ]”, dijo.

Con respecto al plan de paz que la administración de los planea desvelar pronto, que supuestamente mantendrá a Jerusalén unida bajo la soberanía israelí, Freij insistió: “Para nosotros, Trump puede decidir lo que quiere, pero ¿quiénes están realmente allí? Los árabes y musulmanes palestinos “.

“Todo estallará en nuestras caras; Es solo cuestión de tiempo. Necesitamos dos estados “, dijo, y agregó que” se está volviendo menos tolerante y la derecha [judía] se está fortaleciendo “.

La agenda del Movimiento Islámico en .

El Movimiento Islámico trabaja para desarrollar el apoyo popular entre los árabes israelíes a través de una red de ONG y, en el proceso, islamizar a la sociedad árabe.

El movimiento está fuertemente orientado a promover sus diversas organizaciones caritativas y otras actividades, incluidas las clases islámicas, actividades para jóvenes, guarderías, la gestión de mezquitas, etc. Todas estas actividades promueven la interpretación del del Movimiento Islámico, que es la corriente islámica dominante entre los israelíes árabes.

El movimiento se remonta a la Hermandad Musulmana fundada en Egipto en 1928 por Hassan al-Banna. Cada rama o rama de la Hermandad Musulmana opera dentro del estado donde está presente, pero también mantiene (muchas veces sin voz) objetivos a largo plazo pan-islámicos de un califato después de haber logrado islamizar a la sociedad local.

Los grupos islamistas en el molde de la Hermandad Musulmana a menudo disimulan sus puntos de vista reales para evitar la persecución del gobierno local o para ganar legitimidad internacional. Por ejemplo, la división de la Hermandad Musulmana, Hamas, ha declarado que apoya una solución de dos estados, pero al mismo tiempo no reconoce la legitimidad de Israel (es decir, la guerra continuará, pero primero los palestinos quieren obtener un estado).

La rama sur del Movimiento Islámico en Israel es más cuidadosa con su lenguaje, ya que quiere operar abiertamente en Israel e influir desde dentro, sin caer bajo el martillo de las fuerzas de seguridad del país.

Los musulmanes tradicionales practican los principios de la religión, aunque a menudo no están de acuerdo con la agenda del Movimiento Islámico.

La rama del sur trabaja legalmente en Israel y es más pragmática en comparación con la rama del norte más radical, que fue prohibida por el gobierno israelí en noviembre de 2015. Ambos grupos tienen una influencia tremenda sobre los árabes en Israel, pero la rama del sur juega el juego político. participa en la Knesset, y está abierto a participar con los medios de comunicación y la mayoría judía.

Reflexionando sobre el cambio dramático de la actual administración de los EE. UU. Y el Embajador en Israel, David Friedman, Freij dijo: “Solía tener reuniones con la embajada de los EE. UU. En Israel, pero ahora ni siquiera pensaría en participar ya que están apoyando la ocupación. . ”

La entrevista tuvo lugar en la oficina del Movimiento Islámico dirigida por la Asociación Al-Aqsa, que promueve la conexión musulmán árabe-israelí con Jerusalén y organiza actividades como la movilización del público árabe para las protestas en el Monte del Templo.

Según Freij, estas actividades incluyen visitas a Jerusalén y apoyo a una clínica de salud y una escuela en el este de Jerusalén. Antes de la ceremonia del 14 de mayo de mudarse de la embajada a Jerusalén, la organización organizó más de 100 autobuses a Jerusalén, dijo el líder adjunto del Movimiento Islámico.

La organización tiene una página de Facebook y, según Freij, recibe donaciones a nivel local, aunque es probable que algunos fondos provengan del extranjero porque la página de Facebook de las ONG realiza campañas de recaudación de fondos en inglés.

Al preguntarle cuál sería la respuesta del Movimiento Islámico al movimiento de Jerusalén, Freij respondió: “Ahora es aún más importante ayudar a los musulmanes pobres en Jerusalén”.

El grupo ha aumentado su apertura durante el año pasado más o menos en su divulgación a extranjeros y periodistas para promover su narrativa y tal vez para promover su imagen como un movimiento político dominante en el país, separándose de la rama norte más radical y secreta. Esta reunión tuvo lugar, por ejemplo, como parte de una entrevista con un estudiante chino de intercambio extranjero, Zhou Luyan.

Los movimientos de Trump “conducirán a la guerra”, advierte el MK árabe

El miembro de la Knesset, Abd Al Hakim Hajj Yahya, que representa la rama sur del Movimiento Islámico en la Knesset en el Partido de la Lista Árabe Unida (parte de la Lista Árabe Conjunta con otras partes), dijo a JNS que la mayor parte del mundo no aceptó lo que Trump lo hizo al trasladar la embajada a Jerusalén.

“Todo musulmán sabe que la mezquita de Al-Aqsa es importante y debería estar bajo la soberanía musulmana”, dijo, y agregó que cualquier compromiso de plan de paz debe alcanzarse con base en las fronteras anteriores a 1967.

Por un lado, Trump había dicho que no interferiría en las negociaciones, pero por otro lado, eliminó el tema de Jerusalén de las negociaciones, argumentó Yahya. Además, se quejó de que está recortando fondos para el OOPS, la organización de las Naciones Unidas orientada a ayudar a los refugiados palestinos, y que efectivamente elimina el problema de los refugiados también.

“Para llegar a la paz hay tres temas principales: las fronteras, los refugiados y Jerusalén”, y Trump ha decidido efectivamente a los tres a favor de Israel antes de las negociaciones, dijo Yahya.

La política de Trump sobre el proceso de paz “conducirá a la guerra”, advirtió el MK árabe. “Por lo tanto, Trump no puede ser un mediador para la paz porque ya se ha puesto del lado” del primer ministro israelí, , insistió.

La administración de Trump planea desvelar su plan de paz en los próximos meses, aunque no está claro qué contenido y contexto incluirán. Funcionarios de la administración han dicho que ambas partes deberán comprometerse.

El enviado de Trump en Medio Oriente, Jason Greenblatt, dijo a Reuters el mes pasado que Washington está preparado para la crítica del plan, y que a ambas partes les gustarán y les disgustarán las diferentes partes.

FuenteJewish News Syndicate
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa mutación de Hezbolá que inquieta a Israel
Artículo siguienteAventura en Costa Rica