Diario Judío México -

Ahmed Yabari, comandante del brazo armado de Hamás, las “Brigadas de Azedín Al Qasem”, murió hoy en la ciudad de Gaza al ser alcanzado su vehículo por un proyectil israelí, confirmó el Ejército israelí.

Junto a Yabari falleció otro miembro del movimiento islamista Hamás, que gobierna en la franja de Gaza en lo que, de acuerdo con los testigos, se trata de un nuevo “asesinato selectivo” del Ejército israelí.

Según su relato, un proyectil aire-tierra disparado por un avión de combate israelí impactó contra el coche, que quedó completamente calcinado, y mató en el acto a sus dos ocupantes, que ingresaron cadáver en el Hospital Shifa de Gaza capital.

El Ejército israelí confirmó el asesinato y advirtió de que se trata del inicio de una operación militar más amplia contra los grupos islamistas palestinos Hamás y Yihad Islámica.

“Hemos alcanzado un vehículo en el que iba Ahmed Yabari, nacido en 1960, y uno de los líderes del brazo armado de Hamás. Estuvo implicado en el acuerdo (que puso fin a la captura del soldado israelí Guilad) Shalit y tenía mucha sangre en sus manos”, declaró en una conferencia telefónica la teniente coronel Avital Leibovitz, portavoz militar para medios extranjeros.

El asesinato tiene lugar escasas horas después de que y las milicias en la franja palestina acordaran un frágil alto el fuego de menos de 24 horas, tras una espiral de violencia que durante el pasado fin de semana se cobró la vida de seis palestinos, en su mayoría civiles.

Además, resultaron heridos una treintena más de palestinos y ocho israelíes.

La Yihad Islámica y otras facciones palestinas han asumido la responsabilidad del lanzamiento de más de 120 cohetes contra suelo israelí desde el sábado pasado, cuatro de los cuales cayeron este miércoles a pesar del alto el fuego.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, subrayó el martes que la espiral de violencia con las milicias de Gaza “aún no ha terminado” mientras que el primer ministro, Benjamin Natanyahu, advirtió de que su país estaba preparado para una respuesta contundente.