El parlamento de no renovó el martes temprano una ley que prohíbe a los ciudadanos árabes extender los derechos de ciudadanía o residencia a sus cónyuges de la ocupada Cisjordania y Gaza, en una votación apretada que generó dudas sobre la viabilidad de la nueva coalición del país.

La votación de 59 a 59, que se produjo después de una sesión de toda la noche de la Knesset, marcó un gran revés para el primer ministro Naftali Bennett.

El nuevo líder israelí, que esperaba encontrar un compromiso entre su partido de línea dura Yamina y las facciones moderadas de su dispar coalición, sufrió una dura derrota en una votación que, según los informes, describió como un referéndum sobre el nuevo gobierno. La votación significa que la ley ahora vencerá a la medianoche del martes.

"La oposición anoche asestó un golpe directo a la seguridad del país", dijo Bennett el martes, acusando a sus oponentes, incluido el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, de elegir "políticas mezquinas" por encima del bienestar de la nación.

La Ley de Ciudadanía y Entrada en se promulgó como medida temporal en 2003, en el apogeo de la segunda intifada, o levantamiento, cuando los lanzaron decenas de ataques mortales dentro de Israel. Los defensores dijeron que los de la ocupada Cisjordania y eran susceptibles de ser reclutados por grupos armados y que la investigación de seguridad por sí sola era insuficiente.

Bajo él, los ciudadanos árabes, que comprenden una quinta parte de la población de Israel, han tenido pocas o ninguna vía para traer cónyuges de Cisjordania y a Israel. Los críticos, incluidos muchos legisladores árabes y de izquierda, dicen que es una medida racista destinada a restringir el crecimiento de la minoría árabe de Israel, mientras que los partidarios dicen que es necesaria por motivos de seguridad y para preservar el carácter judío de Israel.

La ley se ha renovado anualmente y parece contar con el apoyo de una gran mayoría en el parlamento, que está dominado por partidos nacionalistas de línea dura. Pero el Partido Likud de Netanyahu y sus aliados decidieron oponerse a él para avergonzar a Bennett y dañar su coalición, que incluye una colección de ocho partidos en todo el espectro político, incluido un pequeño partido árabe islamista.

La ministra del Interior, Ayelet Shaked, miembro del partido Yamina de Bennett, dijo que la medida de la oposición para bloquear la renovación de la ley conduciría a miles de solicitudes más de ciudadanía. Acusó a Netanyahu y sus aliados de elegir "una política mezquina y fea, y dejar que el país arda".

Amichai Chikli, un miembro renegado de Yamina que votó con la oposición, dijo que el resultado era una señal de problemas más profundos.

" necesita un gobierno sionista que funcione, y no un mosaico desigual que dependa de" los votos de los legisladores árabes, dijo Chikli. Fue el único miembro de su partido que se opuso al nuevo gobierno liderado por la coalición el mes pasado.

Netanyahu, derrocado por la nueva coalición después de 12 años como primer ministro, dejó en claro sus objetivos políticos.

"Con el debido respeto a esta ley, la importancia de derrocar al gobierno es mayor", dijo Netanyahu el lunes.

Según los informes, Bennett propuso un compromiso con los miembros liberales de la coalición que habría extendido la ley seis meses al tiempo que ofrecía derechos de residencia a unas 1.600 familias árabes, una fracción de las afectadas. Pero la medida fue derrotada, en parte porque dos miembros árabes de la coalición se abstuvieron. La votación expuso las profundas divisiones y la fragilidad del nuevo gobierno.

Sin embargo, la decisión dio algo de esperanza a las familias árabes que se han visto afectadas por la ley. La ley ha creado una serie de dificultades para miles de familias palestinas que atraviesan las fronteras trazadas por la guerra y en gran parte invisibles que separan a de Jerusalén oriental, Cisjordania y Gaza, territorios que se apoderaron en la guerra de 1967 y que los quieren para un estado futuro. .

"Usted quiere su seguridad, no hay problema, puede verificar cada caso por sí mismo", dijo Taiseer Khatib, un ciudadano árabe de cuya esposa durante más de 15 años, de la ciudad cisjordana de Jenin, debe solicitar permisos regularmente para vivir con él y sus tres hijos en Israel.

"No hay necesidad de este castigo colectivo solo porque eres palestino", dijo durante una protesta frente a la Knesset el lunes antes de la votación.

La ley se ha renovado continuamente incluso después de que el levantamiento terminó en 2005 y el número de ataques se desplomó. Hoy en día, permite la entrada regular de más de 100.000 trabajadores de Cisjordania.

Los cónyuges varones mayores de 35 años y las esposas mayores de 25 años, así como algunos casos humanitarios, pueden solicitar el equivalente a un permiso de turista, que debe renovarse periódicamente. Los titulares de dichos permisos no son elegibles para licencias de conducir, seguro médico público y la mayoría de las formas de empleo. Los cónyuges de han sido completamente prohibidos desde que el grupo militante Hamas tomó el poder allí en 2007.

La expiración de la ley no permitirá retroactivamente a los cónyuges vivir en Israel, pero aquellos a quienes se les haya negado la residencia podrán presentar nuevas solicitudes, según el periódico Haaretz. Las nuevas solicitudes estarán sujetas a revisión por parte de la agencia de seguridad interna de y, si no se encuentran motivos para el rechazo, se aprobarán automáticamente. La Autoridad de Población e Inmigración se negó a comentar.

La ley no se aplica a los casi 500.000 colonos judíos que viven en Cisjordania, que tienen plena ciudadanía israelí. Según la Ley de Retorno de Israel, los judíos que vienen a Israel desde cualquier parte del mundo son elegibles para la ciudadanía.

La minoría árabe de Israel tiene estrechos vínculos familiares con los en Cisjordania y la Franja de y se identifica en gran medida con su causa. Los ciudadanos árabes ven la ley como una de las diversas formas de discriminación que enfrentan en un país que se define legalmente como un estado-nación judío.

Los que no pueden obtener permisos pero que intentan vivir con sus cónyuges dentro de Israel corren el riesgo de ser deportados. Las parejas que se trasladan a Cisjordania viven bajo la ocupación militar israelí.

La ley de ciudadanía también se aplica a los judíos israelíes que se casan con de los territorios, pero tales uniones son extremadamente raras.

FuenteAPNews

3 COMENTARIOS

  1. El Estado de Israel se creo para los Judios. El ciudadano arabe que quiera todos los derechos y ciudadania debera escojer cualquier pais arabe, que seguramente lo recibirian con los brazos
    abiertos..

  2. Un fracaso del gobierno que es un verdadero triunfo para la sociedad israeli ya que es evidente que la ley no es una ley de seguridad sino una ley relacionada con el Apartheid. Los partidos moderados de la supuesta izquierda israeli precisamente apoyaron al gobierno a pesar de oponerse a la ley. Si la ley es tan importante para la seguridad de Israel el fracaso es doblemente del Likud ya que votaron en contra de la ley, por un lado. Por el otro lado que todos los miembros del parlamento del Likud siguen siendo marionetas en manos de Netanyahu. Recordemos que en estos dias de julio, del año 1976, Begin brindó todo el apoyo a Rabin para efectuar la operación Antebe. Coherencia es lo que falta

  3. Es necesario preguntarse porque los ciudadanos ARABES ISRAELIES traen todo el tiempo a sus parejas a VIVIR en ISRAEL, al tiempo que practicamente no existen casos de ciudadanos ARABES ISRAELIES que pasen a vivir a "PALESTINA".
    Quien otorgue respuesta a esa pregunta recibira como regalo la ciudadania PALESTINA.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTrying To Preserve An Organic Life From A Tropical Island
Artículo siguienteVacunación México al grupo de 18 a 29 años: cuándo inicia, cómo registrarme y cuál es el link de la web