Diario Judío México - El Comando Norte de las Fuerzas de Defensa de (FDI) anunció que ha cancelado todas las licencias y permisos de salida a todas las brigadas de combate, horas después de que el comandante del Ejército advirtiera que responderá con una “dura” respuesta ante cualquier ataque de .

Las tropas israelíes en las fronteras con Siria y el Líbano han sido puestas en alerta máxima por temor a una represalia de , tras un presunto ataque contra el grupo terrorista en Beirut el domingo pasado, y tras confirmar el bombardeo contra una posición iraní en Siria, en la que fueron abatidos dos terroristas de , el sábado por la noche.

Las FDI estiman que intentará atacar soldados israelíes o instalaciones militares en la frontera, pero no a civiles.

El jefe del Comando Norte, general Amir Baram, que ordenó la movida se reunió con los intendentes de las comunidades norteñas para calmar de alguna manera las preocupaciones por la escalada de tensión.

Varios intendentes y jefes comunales le preguntaron si no deberían abrirse los refugios antiaéreos de cara a alguna posible conflagración con , que de hecho controla al Líbano. Baram replicó que una medida de ese tipo no es aún necesaria.

“Ustedes deberían prepararse no para la respuesta de contra las FDI, sino contra la respuesta a nuestra respuesta”, expresó el general.

Baram prometió que “si un soldado de las FDI recibe un rasguño, nuestra represalia será dura”.

“Las decisiones en torno a los últimos ataques no dependen de las ni de las cuestiones políticas. El jefe del Estado Mayor ha recibido carta blanca para actuar para desbaratar el afianzamiento iraní y todas las acciones [en ese sentido] no requieren el consentimiento del estamento político”, subrayó el jefe del Comando Norte a los intendentes.

Días atrás, soldados libaneses abrieron fuego con fusiles de asalto a drones israelíes, alegando que los aparatos habían ingresado al espacio aéreo libanés. Los aviones no tripulados no fueron alcanzados por los disparos, subrayó el portavoz militar de las FDI.

El ejército restringió la libertad de movimiento a los vehículos militares cerca de la frontera libanesa. Esa restricción no afecta a los rodados civiles en las comunidades fronterizas.

Oficiales israelíes advirtieron al Líbano y a Hezbollah que “la respuesta israelí a un ataque será desproporcionada”, según un reporte del Canal 12. considera que al Líbano es cómplice de las actividades terroristas de Hezbollah.