El embajador israelí concurrente en , Yoed Magen, comentó a los medios locales que el país descarta reabrir la en Asunción, por motivos económicos, al mismo tiempo que esperan que instale una oficina comercial en Jerusalén.

Magen se reunió el miércoles en el Palacio de Gobierno con el presidente paraguayo, , quien en 2018 revirtió la decisión de su predecesor, Horacio Cartes (2013-2018), quien había trasladado la del país suramericano de Tel Aviv a Jerusalén.

La decisión de Abdo Benítez de devolver la representación diplomática a Tel Aviv fue contestada por Israel con el cierre de su en Asunción, aunque como señaló este Magen “fue un tema que pasó hace tres años” y hoy las relaciones entre ambos países “siguen adelante”.

Sin embargo, la reapertura de una israelí en Asunción tendrá que esperar a que se estabilice “la situación actual” y terminen los “recortes presupuestales” de Israel.

“Nosotros firmamos hace varios meses unos acuerdos de paz con países árabes y abrimos embajadas en esos países. Eso pesó en el presupuesto de la cancillería israelí”, señaló Magen, en alusión a los Acuerdos de Abraham, firmados en septiembre de 2020 con los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y con Bahréin.

No obstante, el embajador israelí aseguró que “el tema se está analizando constantemente” y confió en que se puede volver a abrir una “en el futuro”.

De la misma manera, Magen recordó que el presidente se comprometió en 2019 a abrir una oficina comercial en Jerusalén, algo que todavía no ha sido posible “por la situación”.

“Ojalá pronto, va a poder abrir una oficina comercial en Jerusalén. Jerusalén es el corazón del pueblo judío, es simbólico y significativo. Es importante que los países reconozcan que Jerusalén es la capital de Israel”, expresó el embajador.

Cooperación sin vacunas.

A pesar de que Israel ya ha inmunizado contra el coronavirus al 54 % de su población con las dos dosis, según las cifras del embajador, y a que sus ciudadanos ya pueden prescindir de las mascarillas en espacios públicos, Magen no se pronunció sobre la cooperación en forma de vacunas.

“Israel no tiene una vacuna propia. La estamos desarrollando y estamos comenzando en muy poco los ensayos clínicos, la tercera fase”, dijo sobre la inmunización, aunque sostuvo que compartió la experiencia israelí con el presidente.

Magen añadió que su país ha donado cuatro respiradores nuevos, de tecnología israelí, que ya están funcionando en los hospitales, y a eso se añadirá otra entrega de seis equipos de OrCam, dispositivos de visión artificial.