Israel donará un millón de vacunas de AstraZeneca a países africanos a través del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de contribuir a la labor mundial de “inocular a poblaciones que no tienen acceso a la vacuna”, anunció el ministro de Exteriores, Yair Lapid.

“Mientras las vacunas contra el coronavirus no estén distribuidas en todo el mundo para derrotar la pandemia, se desarrollarán nuevas variantes en áreas donde las tasas de vacunación son bajas”, agregó.

Las inyecciones se enviarán al COVAX en las próximas semanas para que se destinen a países de África, dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores, que no detalló qué Estados concretos las recibirán, pero aseguró que prevé que las dosis sean para “cerca de una cuarta parte de los países del continente”, lo que “contribuirá a estrechar sus lazos” con Israel.

“En los últimos meses, Israel ha fortalecido sus relaciones con los países del continente africano” tras su reciente retorno en julio a la condición de Estado observador de la Unión Africana (UA).

Israel ha sido uno de los países que más rápido vacunó a gran parte de su población, desde verano aplica una tercera dosis de refuerzo -que administró a 4,1 de sus 9,3 millones de habitantes- y ahora debate si iniciar una futura campaña para la inoculación de la cuarta inyección.

A su vez, el país cerró sus fronteras a turistas extranjeros a fines de noviembre para contener la expansión de la nueva variante ómicron, una medida que era vigente hasta el 22 de diciembre y que  el Gobierno extendió de nuevo hasta el 29 del mismo mes. EFE