Diario Judío México - Abu Moussa Salam Ali Atiya, detenido en 1994 tras matar al israelí Isaac Rotenberg (de 69 años y superviviente del ), y Salah Ibrahim Ahmad Mughdad, encarcelado desde 1993 por la muerte de Tenenbaum (un guardia de 72 años de un hotel en Netanya) son dos de los 26 presos palestinos que serán liberados esta semana ante la reanudación de las negociaciones de paz.

Tras la aprobación hace dos semanas en el Gobierno israelí de la liberación de 104 presos, una comisión ministerial decidió anoche la identidad de la primera de las cuatro tandas de presos que serán liberados en los próximos meses.

El Servicio Penitenciario ha publicado en su web la lista. 17 de los 26 reclusos fueron condenados por delitos de sangre tras matar a israelíes ya sean civiles o soldados. Como Raai Ibrahim Salam Ali, que lleva casi 20 años en la cárcel tras ser acusado de matar a hachazos a Moris Eisenstatt, un anciano de 79 años en un parque de la ciudad de Kfar Saba.

14 presos regresarán a sus casas en la Franja de Gaza y 12 a Cisjordania. Ocho finalizaban sus condenas en los próximos tres años, dos de ellos en el plazo de seis meses. Un dato enfatizado por el entorno de Netanyahu para calmar el enfado de muchos ministros y diputados.

En los partidos centristas de la coalición -Yesh Atid (Yair Lapid) y Hatnuah (Tzipi Livni)- preferían congelar la construcción en las colonias antes que liberar a presos con delitos de sangre para permitir la vuelta a unas negociaciones de paz, estancadas desde hace tres años.

De hecho, el anuncio ayer del ministerio israelí de Vivienda de la construcción de 1187 casas en Cisjordania y Jerusalén Este, consensuado con EE.UU, parece un intento del primer ministro, , de “calmar” el enfado del sector más nacionalista del Gobierno que votó en contra de la liberación de presos.

Una vez publicada la lista, se abre un periodo de 48 horas para presentar un recurso ante el Tribunal Supremo israelí. La Justicia, sin embargo, no suele revocar la decisión del Gobierno en relación a la liberación de presos palestinos.

“Es un día triste para las familias de las victimas que ven la salida de los asesinos de sus seres queridos y para toda la sociedad israelí. Es un día festivo para el terrorismo palestino que ha doblegado al Gobierno de Netanyahu”, afirma a ELMUNDO.es Meir Indor, director de la asociación de victimas del terrorismo, Almagor. “Liberan terroristas a cambio de nada”, añade.

En los últimos días, Netanyahu ha insinuado que en las próximas tandas los considerados “presos peligrosos” podrian no volver a sus casas en Cisjordania sino a Gaza o al extranjero.

Una posibilidad que descarta el jefe negociador palestino, Saeb Erekat. “ no puede jugar con los nombres de los presos. Todos nuestros hermanos volverían a sus hogares y ninguno será expulsado”, señaló repitiendo el mensaje del presidente Abu Mazen que ayer en una reunión con el ministro palestino responsable de los presos, Issa Karake, añadió: “Su liberación aumentará las posibilidades de lograr la paz”. Abu Mazen destaca que todos los presos antes de los acuerdos de Oslo (93) serán liberados, incluyendo árabes israelíes y de Jerusalén Este.

Por otro lado, en el liderazgo de Ramalá “estudian” si acuden o no a la primera reunión con los israelíes prevista este miércoles tras el anuncio de la licitación de viviendas en Jerusalén Este y cuatro colonias en Cisjordania. “La decisión israelí tiene como objetivo torpedear los esfuerzos para reanudar el en los próximos días. Las colonias son ilegales e ilegítimas”, denuncia Nabil Abu Rudeina, portavoz de Abu Mazen. Éste es criticado por los suyos al volver a la mesa de las negociaciones sin arrancar el compromiso de Netanyahu para el cese de la construcción en los asentamientos en Cisjordania, territorio ocupado por en la guerra del 67.

Netanyahu se comprometió ante el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, a “limitar” la construcción en los bloques que quedarán bajo soberanía de en todos los acuerdos futuros que conduzcan a un Estado palestino. Se cree que en los próximos meses el Gobierno israelí anuncie el concurso para construir más casas en los principales bloques de colonias y en Jerusalén Este. Quizá coincidiendo con la siguiente liberación de presos palestinos.