Israel ha prometido que, si se descubre que alguno de los inmigrantes etíopes trasladados por aire al Estado judío en los últimos meses durante la intensificación de la guerra en el país africano ha cometido crímenes de guerra, será devuelto, informó el martes el Canal 13.

El informe, sin fuentes, se produce un día después de que el canal informara de que el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, se quejó airadamente en una llamada telefónica con el primer ministro Naftali Bennett de que algunos de los trasladados por vía aérea a Israel eran oficiales implicados en crímenes de guerra.

Canal 13 citó a una fuente de seguridad involucrada en el asunto diciendo que al menos cuatro oficiales -entre las más de 2.000 personas llevadas a Israel en el último año- son sospechosos de haber participado en masacres de rebeldes en la región de Tigray.

El informe del martes no decía cómo piensa Israel establecer si los hombres estuvieron involucrados en crímenes de guerra. También señalaba que Israel podría tener problemas para determinar las verdaderas identidades de muchos de los trasladados por vía aérea al país, diciendo que no tenían pasaportes ni documentos de identidad y que muchos dieron la misma fecha de nacimiento, el 1 de abril, lo que lleva a los funcionarios a concluir que se les proporcionó información falsa.

En las últimas semanas ha aumentado la presión sobre Israel para que lleve a miles de miembros de la comunidad judía de a Israel, al intensificarse la insurgencia de los rebeldes de Tigray y acercarse a la capital, Addis Abeba. “Debemos seguir trayendo (judíos etíopes) a Israel rápidamente”, dijo el presidente Isaac Herzog la semana pasada.

La ministra de Absorción de la Inmigración, Pnina Tamano-Shata, y la ministra del Interior, Ayelet Shaked, dijeron el martes que habían acordado acelerar la estancada inmigración de 5.000 etíopes que afirman tener ascendencia judía.

Los incluidos en el acuerdo tienen parientes de primer grado en Israel y eran elegibles para inmigrar bajo una decisión del gobierno de 2015, bajo la cual 9.000 personas serían traídas al estado judío.

El diario Haaretz dijo que Tamano-Shata, que es de ascendencia etíope, amenazó el lunes con dejar su puesto si no se transportan más personas por aire.

Ese informe añadía que Bennett convocará una reunión en los próximos días para establecer la política al respecto. A la reunión asistirán Shaked, Tamano-Shata y el ministro de Defensa, Benny Gantz.

El informe del Canal 13 decía que las personas que van a ser llevadas a Israel no corren ningún peligro inmediato y concreto debido a su condición de judíos.

También puede haber dudas sobre si son todos judíos, después de que los medios de comunicación hebreos dijeran el domingo por la noche que docenas de etíopes que participan en la operación secreta pueden haber falseado su ascendencia judía y exagerado el peligro que suponen. Una investigación de la Autoridad de Inmigración y Población planteó “serias dudas” respecto a la gran mayoría de un grupo de 61 etíopes traídos a Israel en los últimos meses.

Los miembros de la comunidad implicados en el esfuerzo negaron las acusaciones, según el Canal 12 de noticias, que también publicó una evaluación del Consejo de Seguridad Nacional en la que se afirmaba que no había urgencia en los esfuerzos de transporte aéreo.

Israel promete devolver a los inmigrantes etíopes que cometieron crímenes de guerraIlustrativo. Inmigrantes etíopes llegan al aeropuerto Ben Gurion el 3 de diciembre de 2020. (AP/Sebastian Scheiner)

Desde que estallaron los combates hace un año, más de 2.000 judíos etíopes han sido trasladados a Israel en operaciones dirigidas por el Estado, entre ellos el grupo de 61, que necesitó que los ministros dieran el visto bueno a su inmigración porque no forman parte de la comunidad judía, alegando sólo raíces judías.

Aunque el plan para llevarlos a Israel se elaboró durante el mandato del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, fue el gabinete de su sucesor Bennett el que lo aprobó, informó Haaretz.

Se cree que hay entre 7.000 y 12.000 miembros de la comunidad etíope que siguen esperando llegar a Israel, muchos de los cuales viven en la región de Tigray, en el centro del conflicto. Otros, que abandonaron sus pueblos hace años, se ganan la vida a duras penas cerca de los centros comunitarios judíos de la ciudad de Gondar y Addis Abeba. Muchos llevan décadas esperando para emigrar.

Mientras que los inmigrantes judíos etíopes de la comunidad Beta Israel son reconocidos como plenamente judíos, los inmigrantes de pertenecientes a la comunidad Falash Mura, más pequeña, deben someterse a la conversión ortodoxa tras inmigrar. Los Falash Mura son judíos etíopes cuyos antepasados se convirtieron al cristianismo, a menudo bajo coacción, hace generaciones. Unos 30.000 de ellos han inmigrado a Israel desde 1997, según la Oficina del Primer Ministro.

Como el Ministerio del Interior no considera a los Falash Mura como judíos, no pueden inmigrar en virtud de la Ley del Retorno, y por tanto deben obtener un permiso especial del gobierno para trasladarse a Israel.

FuenteNoticias Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sra. María Bursztyen Kogan Z”L
Artículo siguientePandemia incrementó antisemitismo en Europa: UE