reconoce la soberanía y la integridad territorial de y no reconocerá los resultados de los referendos en las regiones orientales de ”, señaló el ministerio de Exteriores en un breve comunicado.

La reacción í llega poco después de que se dieran a conocer los primeros resultados de los referendos sobre la incorporación a de territorios ocupados en el este y sur de y que, según la agencia rusa Interfax, muestran un claro apoyo a la anexión.

Ucrania, que considera una “parodia” sin valor jurídico los referendos en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk y las meridionales de Jersón y Zaporiyia, denunció coacción sobre los habitantes de la región, la manipulación del censo y la persecución de los leales al Gobierno central.

Moscú ha adelantado que está preparada para sumar esos territorios al país y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se mostró convencido de que el proceso “será bastante rápido”, ya que tanto los diputados como el poder ejecutivo “ya están listos”.

La respuesta israelí llegó poco después del categórico rechazo a esta votación por parte del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien aseguró hoy en Twitter que los “falsos” referendos de integración con no tienen legitimidad y son una “flagrante violación del Derecho Internacional”.

Las potencias occidentales, que ya adelantaron que no reconocerán los resultados, han amenazado al Kremlin con una nueva tanda de sanciones, como ocurriera con la anexión de la península ucraniana de Crimea, en 2014.

La relación entre y -tradicionalmente fluida- se ha mantenido tensa desde el inicio de la guerra en debido al alineamiento del Estado judío con las potencias occidentales que condenaron la invasión. Sin embargo, no impuso sanciones a ni envió enviado ayuda militar a más allá de materiales de protección personal para sus tropas como cascos o chalecos antibalas.

Esta posición se debe principalmente al acuerdo estratégico de con en el marco del conflicto armado en Siria, donde Moscú tiene una importante presencia y hace la vista gorda ante los bombardeos israelíes sobre milicias proiraníes.

La moderación israelí en su respuesta ha motivado múltiples reclamaciones por parte del presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, que este fin de semana volvió a expresar su indignación por no haber recibido el armamento que solicitó a Israel. EFE y Aurora

Fuente: Aurora Digital

Israel rechaza los referendos de anexión de Rusia en territorio ucraniano