La batalla diplomática se produce al mismo tiempo que trata con la comunidad judía estadounidense sobre la centralidad del Muro Occidental como un símbolo judío global.

está presionando para que las 21 naciones del Comité del Patrimonio Mundial de la rechacen una resolución que rechaza la soberanía israelí en Jerusalem, cuando el comité se reúna en Cracovia, Polonia, del 2 al 12 de julio.

La batalla diplomática se produce al mismo tiempo que está tratando con la comunidad judía estadounidense sobre la centralidad del Muro Occidental como un símbolo judío global. Sin embargo, fuentes diplomáticas expresaron que no creían que la ira de los judíos estadounidenses por la cancelación de una sección de oración igualitaria en el Muro Occidental distraería a en su campaña por el reconocimiento de la conexión judía e israelí con Jerusalem.

Jordania presentó el lunes una resolución sobre que pide que se rescindan “todas las medidas legislativas y administrativas adoptadas por Israel, la potencia ocupante, que han alterado o pretenden alterar el carácter y el estatuto de la Ciudad Santa de Jerusalem”. Esto incluye la ley básica sobre Jerusalem, dice la resolución.

A principios de este año, la Junta Ejecutiva de 58 miembros de la aprobó una resolución similar. Ambas resoluciones se retiraron de una campaña de dos años por parte de los estados árabes para referirse únicamente a los lugares más sagrados del judaísmo -el Monte del Templo y el Muro Occidental- únicamente por sus nombres musulmanes. En las resoluciones de 2015 y 2016, esos sitios se denominaron Al-Haram Al-Sharif y el Muro Burak.

El embajador de ante la UNESCO, Carmel Shama HaCohen, dijo que si bien la resolución había sido diluida, “no estamos distinguiendo entre los textos. Es una mala resolución diseñada para perseguir obsesivamente a Israel”, añadió.

El Comité del Patrimonio Mundial debate estas resoluciones anualmente desde 1982, cuando la Ciudad Vieja de y sus sitios se inscribieron bajo Jordania en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro. Esa inscripción debe ser reafirmada anualmente hasta que el sitio ya no esté clasificado como en peligro de extinción.

está preocupado ahora de que resoluciones anuales similares anti- se deriven de la candidatura de la Autoridad Palestina este año para inscribir la Ciudad Vieja de Hebrón, incluida la Tumba de los Patriarcas, bajo “Palestina” en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

Desde que la reconoció a Palestina como Estado miembro en 2011, ha inscrito la Iglesia de la Natividad en Belén y las antiguas terrazas de Battir bajo su nombre.

La vicecanciller Tzipi Hotovely habló con embajadores extranjeros con sede en sobre el voto pendiente de Hebrón, y advirtió que “los sitios (sagrados) judíos están siendo islamizados”. batalla diplomática se produce al mismo tiempo que trata con la comunidad judía estadounidense sobre la centralidad del Muro Occidental como un símbolo judío global.