‘El Estado de Israel debe luchar contra los intentos de boicot’

El ministro de Justicia de Israel, Gideon Sa’ar, decidió utilizar la ley de boicot aprobada en 2011 para sancionar a Ben & Jerry’s y su empresa matriz, Unilever.

El fabricante estadounidense de helados está en la mira del gobierno tras su decisión de suspender su acuerdo de licencia con Ben & Jerry’s Israel después de que el país se negara a interrumpir la venta de los productos de la marca en Cisjordania.

En coordinación con el ministro de Hacienda, Avigdor Lieberman , Sa’ar autorizó normas antiboicot contra la empresa. Sin embargo, la decisión aún debe ser aprobada por el Comité de Constitución y Leyes de la Knesset.

“El Estado de Israel debe luchar contra los intentos de boicot, que son parte de una estrategia más amplia para deslegitimar al Estado judío”, dijo el Ministro de Justicia.

La semana pasada, el director ejecutivo de Ben & Jerry’s Israel, Avi Zinger, pidió al gobierno que tomara medidas contra Unilever Global, diciendo que estaba promoviendo el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

“La impotencia del país frente a una empresa que emprende acciones de boicot socava el poder disuasorio de Israel y causará no solo un daño considerable a Ben & Jerry’s Israel sino a muchas otras empresas en el futuro”, escribió Zinger. “Aplicar la ley antiboicot sin demora”, agregó.

El miembro de la Knesset Simcha Rothman, parte del Comité de Ley y Constitución, dijo que la decisión de Sa’ar debería haberse tomado hace seis meses, y señaló que era absurdo que varios estados estadounidenses hubieran tomado tales medidas antes que Israel.

“Más vale tarde que nunca, y espero que el comité apruebe esta decisión”, dijo.