En una votación celebrada ayer (24 de marzo de 2022) en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, Israel, junto con 89 países, incluido Estados Unidos y miembros de la Unión Europea, adoptaron una resolución expresando la grave preocupación por la crisis humanitaria desarrollada en Ucrania tras el ataque ruso contra ese país.

La decisión, que recibió el apoyo de 140 países, condena el ataque ruso e insta a finalizar el daño a los civiles, detener la violencia, y retornar a la mesa de negociaciones con el propósito de hallar una solución diplomática a la crisis. La resolución expresa también una gran preocupación por la crisis humanitaria generada en Ucrania y realiza un llamamiento a los países del mundo a enviar ayuda humanitaria. La resolución también solicita que se ponga fin a los daños causados a la infraestructura ucraniana y que se proteja a las poblaciones vulnerables (en particular, mujeres y niños) y señala los inherentes peligros que la crisis supone para la seguridad alimentaria mundial.

El voto israelí se suma a la postura clara y consistente reflejada por el gobierno israelí y el ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid. Israel condena el ataque ruso contra Ucrania que viola el orden internacional, y apoya la integridad territorial y la soberanía de Ucrania. Israel adhiere a una solución diplomática e incluso está trabajando para ayudar a lograr ese objetivo.

En sintonía con esta postura, Israel está transfiriendo una amplia ayuda humanitaria a Ucrania. Esta misma semana, un hospital de campaña israelí fue instalado en Ucrania, y ya está atendiendo a cientos de civiles. En la primera semana de la guerra, Israel envió una cantidad sin precedentes de 100 toneladas de ayuda humanitaria, ropa de abrigo ha sido entregada a los refugiados en las fronteras con los países vecinos. Esta asistencia es proporcionada según las necesidades y las listas de elementos solicitados por los ucranianos.