Diario Judío México - A menos de un mes de la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en la que se debatirá sobre la propuesta impulsada por los palestinos para ser reconocidos como Estado miembro del organismo internacional, el conflicto de Medio Oriente parece dominar el escenario político en todo el mundo.

La Cumbre del SICA (Sistema para la Integración de América Central) y CARICOM, (la Comunidad del Caribe), celebrada este fin de se semana, se volvió tormentosa a la hora de debatir la cuestión del reconocimiento palestino.

CARICOM tiene 15 naciones miembros y cinco países asociados, mientras que el SICA tiene siete miembros, un país asociado y ocho países que tienen estatus de observadores. Ambos grupos tienen por objeto promover la integración económica, cultural, social y la cooperación en la región.

La Cumbre SICA-CARICOM debía centrarse en la cooperación regional en diversos ámbitos, pero fuentes de la Cancillería israelí revelaron a Ynet que los palestinos trataron de usar la cumbre para presionar a las naciones de América Latina en prometer su apoyo a la propuesta de Ramallah para ser miembro de la ONU.

Cuando la cumbre de los países centroamericanos estaba a punto de comenzar, la cancillería israelí se enteró de que el representante de la diplomacia de la Autoridad Palestina Riyad al-Maliki solicitó oficialmente hablar en la conferencia, a pesar de que el asunto de la candidatura de la AP a la ONU no figuraba en la agenda de la reunión.

Ante esta situación, el gobierno israelí apeló ante las autoridades de , que presidía la cumbre, para que detenga la intervención de Al-Malki en la conferencia.

La controversia entre israelíes y palestinos despertó una fuerte polémica en la reunión del SICA-CARICOM, ya que los países miembros que apoyan la candidatura de la Autoridad Palestina exigieron que se le permita hablar al ministro palestino, mientras que los aliados de , como y Panamá, insistieron con que la cumbre debía mantener su enfoque regional.

En principio, el pedido para que hable Al-Malki fracasó. Pero, el ministro palestino dijo a la prensa que su único deseo era dar un “discurso de cortesía” por lo que se le permitió hablar en el foro y abandonó el recinto tan pronto como terminó su discurso.

La medida generó la reacción de Jerusalem que exigió que la misma cortesía debía ser extendida a un delegado israelí y fue el turno de la directora general de la cancillería israelí para América Latina y el Caribe, Dorit Shavit, quien también expuso la posición del Estado hebreo ante el foro centroamericano.

La Cancillería israelí se mostró conforme con que el foro centroamericano no haya emitido una declaración formal sobre la propuesta de los palestinos para ser reconocidos como miembro de la ONU.

Incluso, el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, afirmó que en la cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana y la Comunidad del Caribe sólo se otorgaron “cortesía de sala” a y a los palestinos para escuchar sus argumentos, pero no se adoptó “una posición” sobre la problemática que los enfrenta.

“Se creó todo un ambiente sobre la cumbre Sica-Caricom, porque se comenzó a interpretar que en la cumbre se iba abordar una posición sobre la situación en medio oriente, pero nunca estuvo marcado en la agenda SICA-CARICOM”, aseguró Martínez.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.