Diario Judío México - Chase Bank, el banco más grande de , sufrió una demanda por parte del empresario mexicano Elías Sacal y su compañía inmobiliaria Bay View Grand World (BVG World), como parte y en seguimiento a la disputa legal que sostienen las partes en .

El empresario mexicano decidió llevar también su reclamo legal contra por el presunto que cometió en su contra su filial mexicana, de .

“Esta acción se lleva a cabo para buscar reparación de ante sus atrevidas y maliciosas acciones fraudulentas”, dijo Sacal y su empresa, en la demanda presentada, y de la cual Infosel tiene una copia.

En el centro del caso que presentó el empresario contra el banco estadounidense, está el acuerdo de septiembre de 2012 bajo el cual él acordó transferir el control de activos inmobiliarios, valuados en cerca de 327 millones de dólares, a un fideicomiso para que pasara a vender esas propiedades.

La idea detrás de este esquema es que con los recursos que obtuviera el banco estadounidense por esas enajenaciones, cubriera el préstamo por cerca de 100 millones de dólares que le brindó a BVG World en mayo de 2007.

Para persuadir a Sacal y a su compañía de transferir las propiedades, algunas de tipo residencial, como la conocida como Península, ubicada en el puerto turístico de Acapulco, o de tipo mixto, o como la llamada Bajamar, en la ciudad de Ensenada en el estado de Baja California, contrató los servicios de valuación y enajenación de bienes raíces de la empresas inmobiliaria internacional Cushman & Wakefield.

El problema es que, de acuerdo a la demanda, de entonces a la fecha JP Morgan, no ha hecho nada para vender esos bienes a fin de seguir cobrando intereses sobre el préstamo otorgado en 2007.

De acuerdo a los términos de creación del fideicomiso, el banco estadounidense no cobraría intereses en los dos primeros años en los que se dedicaría a vender las propiedades depositadas en el fideicomiso, una cláusula que de acuerdo con los demandantes del banco, generó incentivos perversos para que JP Morgan no buscará vender las propiedades como había prometido que haría.

La tasa de interés que cobra el banco estadounidense sobre el préstamo a BVG es de 2.5 puntos porcentuales por arriba de London Interbank Offered Rate, o Libor, de acuerdo con el documento de la demanda de Sacal y su empresa contra el banco estadounidense.

Con la demanda en Nueva York, el empresario mexicano y su compañía pretenden recuperar, al menos, lo que hubieran obtenido si JP Morgan de hubiese vendido las propiedades.

“En lugar de actuar como un buen manejador y promotor para la venta de las propiedades, como se había comprometido, JP Morgan ha fallado en cumplir con sus obligaciones a lo largo de los últimos cinco años”, dijo Sacal y su empresa en su demanda.

La acusación de Sacal sobre la falta de interés del banco estadounidense de realizar la venta de sus bienes está sustentado en que bajo lo acordado, JP Morgan ganaría total control para la venta de las propiedades luego de cinco años de supuestos esfuerzos de ventas.

Los demandantes incluso dijeron que la falta de interés del banco estadounidense por vender las propiedades en al menos los primeros cinco años de creación del fideicomiso las revelaron ejecutivos, o asociados del banco estadounidense, en conversaciones con Sacal.

Las personas que el empresario dice que le expresaron que no había interés por vender los bienes fueron el abogado externo de JP Morgan en , Francisco Xavier Cortina Cortina, y los directivos bancarios, Jorge Sosa y Melanie Foster.

Además, de acuerdo a Sacal y BVG, el banco no ha instruido a Cushman & Wakefield para que inicie el proceso de venta.

“JP Morgan está ganando intereses que no merece en el préstamo, así como comisiones administrativas que aplican sólo por su renuencia e incapacidad para vender las propiedades en los dos primeros años” de existencia del fideicomiso, dijeron Sacal y BVG en su demanda.

Claro que JP Morgan niega las acusaciones y las argumentaciones de Sacal y BVG en su demanda.

“Las acusaciones no tienen fundamento”, dijo el banco estadounidense en respuestas a un correo electrónico enviado por Infosel. “Todo esto es parte de un proceso iniciado por el señor Sacal dirigido a evitar el cumplimiento de obligaciones financieras”.

El empresario incluso acusa al banco de haber orquestado, a través del fiduciario del fideicomiso, The Bank of New York Mellon, demandas en su contra en 2012 por supuestas conductas indebidas al haber rentado espacios en una de las propiedades, llamada Insurgentes, depositada en el fideicomiso.

De acuerdo a Sacal, esa demanda fue rechazada en tribunales en mayo de 2015 y reafirmada en septiembre de ese año y julio de 2016.

El empresario incluso acusó a JP Morgan de que no ha cumplido con su obligación de pagar los prediales de las propiedades que depositó en el fideicomiso, así como las cuotas de mantenimiento.

De acuerdo a la demanda, las cortes en incluso ya fallaron en contra del banco estadounidense en cuanto a su obligación de cubrir esos impuestos, algo que se ha negado a realizar JP Morgan, de acuerdo a la demanda.

A su vez, Sacal dijo que el banco estadounidense lo demandó por 10 millones de dólares por el supuesto incumplimiento de un contrato, algo que dijo que no procedió en tribunales mexicanos.

La disputa entre las partes ha ocasionado, de acuerdo a Sacal, otros daños financieros a él, en lo personal, y a su empresa por la supuesta difamación a la que ha sido objeto por parte del presidente de JP Morgan en México, Eduardo Cepeda.

De acuerdo a Sacal, el banquero ha hablado mal de él y mentido sobre sus supuestos incumplimientos financieros, algo que ha provocado que otras instituciones financieras opten por frenar o negarle préstamos, dañando su reputación y a sus negocios.

Por todas estas razones, Sacal y BVG exigen la reparación de daños por un monto total de dos mil 800 millones de dólares, o una cantidad superior si el juzgado en Nueva York lo considera necesario.

El proceso en , donde el empresario es representado por la firma Meister Seelig & Fein, comenzó este mes, por lo que es difícil pronosticar un resultado.

En México, en cambio, el proceso ha arrojado algunas victorias para ambas partes.

Por ejemplo, esta semana un juez en Guerrero giró órdenes de aprehensión contra Cepeda, y Miguel Ángel Barbosa Machado, ex managing director de JP Morgan de México.

Sin embargo, las órdenes de arresto ya quedaron canceladas, dijo JP Morgan a Infosel, sin ofrecer mayores detalles. La cancelación de las órdenes fue reportada primero por la agencia Reuters.

En México, JP Morgan contrató a los abogados Alonso Aguilar Zinser, Javier Cortina y Javier Quijano, para representarlo en su disputa con Sacal y BVG.

* Michelle del Campo colaboró con esta historia

FuenteSentido Común
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl lado Humano de la relación Israelí Palestina en Fauda en el Festival Como Israel No hay 2
Artículo siguienteEl ABC de seguridad del campamento
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.