Diario Judío México - El juez federal de Seattle, James Robart, bloqueó este viernes a escala nacional el decreto del presidente que prohíbe el ingreso de ciudadanos de siete países de población mayoritariamente musulmana a Estados Unidos. Las naciones incluidas en el decreto son: , Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Se trata del fallo más amplio hasta la fecha contra una orden ejecutiva del nuevo mandatario. El gobierno podría apelar de la decisión.

El fallo de Robart se hizo efectivo a partir de este viernes, lo cual sugiere que las restricciones a los viajes se podrían levantar enseguida. Por su parte, el Departamento de Estado dijo estar informado de la resolución y que la está analizando.

Es un día maravilloso para el estado de derecho en este país, indicó el vicefiscal general del estado de Washington, Noah Purcell. El fiscal general del estado, Bob Ferguson, declaró: Esta decisión cancela el decreto en este momento. Agregó que espera que el gobierno respete la resolución.

El decreto de Trump, firmado el 27 de enero, provocó caos en los aeropuertos de Estados Unidos el fin de semana pasado. Algunos viajeros en el extranjero fueron retirados de vuelos hacia territorio estadunidense, cientos de personas acudieron a las áreas de arribo de las terminales aéreas para protestar contra la medida y se presentaron recursos legales en todo el país.

La demanda de Seattle fue presentada por el estado de Washington y a ésta se sumó el estado de Minnesota. Robart determinó que los estados tienen derecho legal a demandar, lo cual podría ayudar a fiscales generales demócratas a enfrentar a Trump en otros temas.

La decisión se conoció el día en que fiscales de cuatro estados acudieron a tribunales para presentar medidas contra el decreto de Trump. El gobierno justificó la medida debido a razones de seguridad nacional, pero sus opositores consideran que es una orden inconstitucional que persigue a personas por sus creencias religiosas.

En otro orden, el gobierno del presidente impuso ayer nuevas sanciones a por su programa de misiles balísticos y endureció el tono con ese país, días después de un ensayo con ese armamento llevado a cabo el fin de semana pasado, que provocó cólera a Washington. En respuesta, Teherán anunció que actuará de manera recíproca contra individuos y empresas estadunidenses que apoyan a grupos terroristas.

En Washington, Kellyanne Conway, asesora del ejecutivo estadunidense, quien el mes pasado se volvió famosa por su defensa de los hechos alternativos para apoyar a su jefe, justificó ayer el veto a refugiados iraquíes argumentando una masacre que nunca ocurrió, lo que causó burlas en medios y redes sociales.

Conway ofreció una entrevista a la televisora MSNBC, en la cual sostuvo que la nueva de Trump para refugiados es similar a la que adoptó el ex presidente Barack Obama en 2011 contra iraquíes, lo cual tampoco es verdad.

Obama impuso un veto de seis meses al programa de refugiados iraquíes después de que dos de ellos vinieron al país, se radicalizaron y fueron ideólogos de la masacre de Bowling Green, la cual, según ella, nunca fue cubierta por la prensa.

En 2011, dos refugiados iraquíes fueron arrestados en esa localidad por tratar de enviar dinero y armas a la red Al Qaeda y usar explosivos improvisados contra fuerzas estadunidenses cuando aún vivían en Irak. Ambos están en prisión.

De acuerdo con el diario The Washington Post, a raíz de ese incidente Barack Obama ordenó verificar los antecedentes de los iraquíes que solicitaban refugio, pero nunca suspendió ese programa.


1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.