El vicepresidente de KKL Mundial, Hernán Felman, mantuvo una entrevista con ItonGadol sobre su reciente participación en el Congreso de Líderes del Keren Kayemet que tuvo lugar recientemente en México: “Fue un lugar de difusión y nuevos programas, de nuevos proyectos y de volver a la actividad.
Desde todo punto de vista fue un éxito rotundo y creo que todos salimos con fuerzas renovadas para volver al trabajo activo y tratar de lograr una vez más el contacto que genera la gran familia del Keren Kayemet”.

Además, anunció su gira por Brasil, Perú y Argentina para analizar proyectos a realizar en esos países.

Hace pocos días terminó un importante Congreso del Keren Kayemet en México ¿Qué nos puede contar?

Se trató de un Congreso Continental, que por motivos obvios (la pandemia de coronavirus), no se pudo llevar adelante a su tiempo. Es siempre un reencuentro fantástico con todos los activistas y voluntarios del Keren Kayemet de toda Latinoamérica y por supuesto también el excelente plantel de profesionales y prácticamente participaron todos los países latinoamericanos.
Fue un encuentro muy emocionante el volver a reencontrarnos después de los dos años de encierro casi obligatorio.
Fuera de eso, también fue un lugar de difusión y nuevos programas, de nuevos proyectos y de volver a la actividad.
Pero desde todo punto de vista fue un éxito rotundo y creo que todos salimos con fuerzas renovadas para volver al trabajo activo y tratar de lograr una vez más el contacto que genera la gran familia del Keren Kayemet.
También quiero destacar que fue una gran oportunidad para reencontrarnos con algunos pastores evangélicos que demostraron una vez más su gran amistad a Israel y su compromiso con los objetivos del Keren Kayemet.
No hay ninguna duda que el Congreso de México renovó las fuerzas y el optimismo en cada uno de nosotros, y no nos olvidemos que ese Congreso también se efectuó durante las primeras semanas de la guerra en , todavía bajo el efecto del programa de ayuda especial que aprobó el Keren Kayemet para judíos y no judíos ucranianos.

¿Cuál es su mirada respecto a las diferentes oficinas o filiales del Keren Kayemet de la región?

El Keren Kayemet, afortunadamente siguió cumpliendo sus funciones durante toda la pandemia. Tuvimos, por supuesto, mejores épocas, perores épocas, pero siempre renovando la intención de estar en contacto con la gente. Tuvimos aquí en Israel también los ataques con misiles que sufrimos y para la época del Ramadán árabe que afectaron a muchas de las ciudades mixtas que hay en Israel, de población árabe y judía, y siempre tuvimos el respaldo de las comunidades judías sionistas de América Latina, en la construcción de refugios, en la compra de elementos de defensa para la población civil, y la difícil situación de rechazo al ataque de bombas incendiarias que volaron campos de Israel del sur.
En definitiva, el Keren Kayemet no dejó de funcionar en ningún momento y yo creo que es un orgullo para todos que las oficinas del Keren Kayemet siguieron manteniendo en alto los intereses del pueblo judío y del movimiento sionista.

Tenemos el puské (alcancía), tenemos los árboles, tenemos el fuerte avance científico tecnológico del Estado de Israel, ¿Cómo se vincula todo esto para poder transmitirlo a la gente?

El Keren Kayemet se mantiene al frente de la lucha contra la desertificación, el cambio climático, en temas ecológicos y cuidado del medio ambiente. Hoy en día hay algunas iniciativas nuevas con respecto a energías naturales para la creación de energía solar. En definitiva, el Keren Kayemet en forma permanente está adaptándose a las nuevas necesidades del mundo cambiante, de un mundo que conoce sus problemas, que conoce sus debilidades y que el Keren Kayemet está ahí, fomentando la investigación agropecuaria, fomentando el cuidado de los ríos, y trabajando en pro de un mundo mejor, y también intentando hacer colaboraciones con países latinoamericanos y brindando todo nuestro conocimiento.

Hubo un viaje reciente a Guatemala, y la posible ayuda del Keren Kayemet, ¿es así?

En nuestra visita a Guatemala, que fue a continuación de nuestra visita a México, fuimos recibidos por el presidente de la Nación, en una larga y cálida entrevista, incluso algunos comentarios privados del presidente que fueron muy importantes escuchar. Por supuesto que nos recibió el ministro de Relaciones Exteriores, Mario Búcaro, que en su momento fue el embajador de Guatemala en Israel. Mario Búcaro es un amigo del Estado de Israel, del pueblo de Israel, y ferviente sionista guatemalteco. Incluso nos invitó a plantar un árbol en los jardines del ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala. Creo que las relaciones con Guatemala son de lo mejor que podría haber, no hay ninguna duda.

También en México, creo que la Alameda, había tenido relación con el Keren Kayemet

La Alameda era un lugar invadido por intrusos en la ciudad de México, está en pleno corazón de la ciudad de México, frente a la casa de gobierno, en el lugar más álgido. Estaba ocupado por miles de intrusos que crearon ahí una zona de viviendas y negocios precarios, que sin lugar a dudas no era un lugar saludable para México. En el momento en que fueron retirados los intrusos del lugar, descubrieron que los árboles estaban todos infectados de una enfermedad que ponían en peligro a esos árboles antiguos y demás. En definitiva, el Keren Kayemet logró salvar casi todos los árboles de la Alameda, y hoy en día es uno de los paseos más importantes de la ciudad de México.

Por último, está llegando a la Argentina, ¿en qué contexto? ¿Qué significa esta visita?

El presidente del Keren Kayemet, aprovechando una visita programada a México, decidió visitar algunos países latinoamericanos, a los efectos de conocer los países en forma más cercana, y ver también algunos proyectos que queremos desarrollar en esos países, o sea que vamos a hacer una pequeña gira por Brasil, Perú, Argentina, y vamos a hacer frente a eso. Esperemos que sea una visita productiva y podamos ver la realidad de esos países y podamos colaborar en alguno de los proyectos que tenemos en vista.