El coordinador de Márketing de la para Israel, Pablo Haber, mantuvo una entrevista con ItonGadol sobre el innovador proyecto “Israel.QR”, que consiste en la instalación de murales interactivos en diferentes espacios comunitarios, donde se podrá escanear con un celular códigos QR para acceder a contenidos relacionados con el Estado de Israel.

“Buscamos como objetivo transmitir lo que es Israel. Quienes interactúen con el mural podrán encontrar diferentes elementos sorpresa, desde un video del único gol que hizo la selección de Israel en un mundial hasta los datos del último vuelo aterrizado en el aeropuerto Ben Gurión en tiempo real”, detalló Haber.

El mural fue inaugurado en el Centro Hebreo Ioná, ya fue colocado también en la Escuela Scholem Aleijem y será instalado en siete centros comunitarios más en los próximos días.

-¿De qué se trata el proyecto que está llevando adelante la con las escuelas?
-El proyecto se llama “Israel.QR” y lo venimos preparando desde fines del año pasado. Fue un proyecto pensado para la vuelta a la presencialidad después de la pandemia. Consiste en un mural de 3×2 metros que emula ser el living de una familia sionista judía convencional, con un montón de elementos como un sillón, un escritorio, una biblioteca y un cuadro del Kotel, entre varios íconos diferentes. Cada elemento tiene un código QR que lleva a un contenido relacionado con Israel.

-¿Cada QR indica a qué contenido va a direccionar?
-No. Hay algunos elementos de sorpresa. Por ejemplo, en el piso hay una pelota de fútbol que tiene un QR que al escanearlo te va a mostrar un video del único gol que hizo la selección de Israel en un mundial. También hay un cuadro del Kotel, que al escanear el QR muestra el Muro Occidental en vivo. De esa menara, hay muchísimos contenidos. Tenemos desde videos de ganadores del concurso Eurovisión a materiales más históricos, como información sobre los símbolos de Israel. Hay un QR que es sobre monedas y billetes, hay otro sobre Tel Aviv, uno sobre golosinas israelíes… es muy variada la información.

-¿Por qué irrumpe la con este proyecto tan innovador?
-Lo que buscamos como objetivo es transmitir lo que es Israel y creemos que hoy en día Israel es esto. No podemos transmitir lo que es Israel sin mostrar un aspecto que tenga que ver con lo tecnológico, con lo actual, y creemos que es un momento ideal para este proyecto que tiene que ver con lo presencial, porque no lo podríamos haber lanzado en medio de la pandemia cuando la gente estaba en sus casas conectándose desde Zoom. Y si bien el soporte de información del proyecto está online, hay que ir a una de las instituciones donde el mural está de manera física para poder acceder a la información. Esa combinación es la que nos resultó interesante, porque el proyecto no podría suceder sin la sociedad con todas las instituciones donde lo vamos a estar colocando.

-¿Ya se puso en marcha? ¿Qué observaron como respuesta?
– El proyecto recién acaba de lanzarse y hasta este momento el mural fue instalado en el Centro Hebreo Ioná y en la Escuela Scholem Aleijem, pero tenemos en lista de espera a 15 instituciones distintas, no solamente en Capital Federal. Lo quieren instalar incluso también en Chile y en Uruguay.
Tuvimos una respuesta muy buena. Nosotros tenemos estadísticas y podemos saber en qué lugares la gente se interesa más por un material o por un contenido. Y vemos que el acercamiento de la gente al mural es enorme.

-¿La modalidad de QR es exactamente igual a la que se usa habitualmente con el lector del celular?
-Exactamente. Esto surgió porque una de las cosas que nos trajo la pandemia es que todo el mundo en la Argentina aprendió a usar el QR. Hoy en día en los restaurantes en vez de llevarte la carta, tenés que escanear el código QR. El espíritu del proyecto tiene que ver con que hoy en día el QR dejó de ser un soporte desconocido para la mayoría de la gente.

-¿La intención es que los niños lo lleven a sus casas o es solo presencial en el lugar donde está exhibido?
-Por el momento es solo presencial. Una de las cosas que nos sorprendió es que no va a ser solamente instalado en colegios. También va a estar en centros comunitarios. Próximamente se va a instalar en Hillel, que es un lugar de jóvenes, y no está pensado para tener un soporte que no sea un mural, porque apunta a lo comunitario. Nosotros queremos que la gente vaya a estos colegios y comunidades para poder participar del proyecto. Igualmente estamos haciendo una versión portátil del mural, que se va a utilizar en distintos tipos de eventos. Y la semana que viene vamos a lanzar una guía especial para trabajar con los colegios, que van a tener actividades para que los docentes puedan trabajar con los alumnos alrededor de los contenidos del mural.

-¿Cuántos contenidos hay en el mural? ¿Hay un solo contenido por QR?
– Hay QRs que tienen distintos tipos de contenidos. Por ejemplo, uno que está apuntado al Open Data, porque el Estado de Israel comparte públicamente muchos datos de distinta índole. Entonces hay un QR que muestra desde la altura actual del Kineret hasta cuál fue el último avión que acaba de aterrizar en tiempo real. En total hay unos 50 QR en todo el mural y la novedad que tiene es que cada institución donde está el mural tiene la posibilidad de tener sus propios contenidos. Nosotros podemos hacer que cada mural sea diferente y a las instituciones les sirve tener la personalización del mural. Por ejemplo, en Ioná querían que al escanear uno de los íconos aparezca información sobre un proyecto de la escuela. Ý eso es algo que podemos personalizar en cada lugar donde está el mural.

-¿Cuál fue la reacción de los chicos?
-La verdad que fue muy emocionante. Yo estuve el día del lanzamiento del proyecto, donde participaron chicos de 5to año. Llegaron todos con tablets que les dio el colegio para jugar y estaban 30 chicos abalanzándose muy divertidos arriba de la pared para poder escanear los QR. Nos puso muy contentos poder verlo en marcha, después de haberlo planificado durante tanto tiempo.