Según se informó este jueves, la Autoridad Palestina y el Waqf musulmán de Jerusalem rechazaron una solicitud de funcionarios israelíes que manifestaban la intención de abrir un puesto de vacunación contra el coronavirus en la zona del Monte del Templo.

El puesto estaba destinado a vacunar principalmente a los fieles palestinos que visitan la zona. El Waqf es una autoridad religiosa afiliada a Jordania que administra los lugares religiosos musulmanes de Jerusalem, incluido el complejo de la mezquita de Al-Aqsa en la cima del Monte del Templo, en la Ciudad Vieja.

Según un informe de la emisora pública Kan del miércoles, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se opuso a la idea ya que, según él, el acto daría a la oficialidad israelí una presencia en la zona de la mezquita de Al-Aqsa. La zona de la mezquita del Monte del Templo, conocida en árabe como Haram al-Sharif, está considerada como uno de los lugares más delicados de Medio Oriente, con una importancia central en el conflicto palestino-israelí. El Monte del Templo es el lugar más sagrado del judaísmo, y la mezquita de al-Aqsa es el tercer santuario más sagrado del Islam.

La petición israelí se produjo tras la repetida publicación de fotos en las que se ve a más de 10.000 personas rezando en la zona de la mezquita cada viernes, haciendo caso omiso de los protocolos del COVID-19.

Después de que la propuesta inicial de Israel fuera rechazada, se informó de una segunda: que las vacunas fueran administradas por paramédicos árabes israelíes y no por judíos, y que fueran vestidos con ropa que no llevara ninguna marca de los establecimientos médicos israelíes. Esta oferta también fue rechazada, según el informe.

La zona del Monte del Templo es sagrada tanto para la fe judía como para la musulmana, y es quizás el lugar más delicado en cuanto a seguridad en Israel y los territorios palestinos. Tras arrebatar la zona y el resto de la Ciudad Vieja a Jordania en la guerra de 1967, Israel siguió concediendo al Waqf, financiado y controlado por el gobierno jordano, el control casi total de la zona. Las fuerzas de seguridad israelíes están presentes en el Monte y trabajan en coordinación con el Waqf. Los judíos pueden visitarlo, pero, a diferencia de los musulmanes, tienen estrictamente prohibido rezar en los terrenos del Monte del Templo.

El lugar sagrado ha provocado varias oleadas de violencia y terrorismo en Israel y los territorios palestinos. La más notable fue la Segunda Intifada, una oleada de atentados suicidas palestinos y otros actos de terrorismo, que comenzó tras una visita del entonces ministro Ariel Sharon al Monte del Templo en 2000.

Una ola de terrorismo en 2015-2016, en su mayoría caracterizada por ataques con arma blanca, se pensó ampliamente que estaba relacionada con una creencia común entre los palestinos, negada por Israel, de que Israel tenía la intención de cambiar el statu quo en el Monte del Templo.

.
Trabajadores del Ministerio de Salud palestino reciben dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

Israel ha recibido millones de dosis de la vacuna COVID-19, compradas en su mayoría al fabricante de medicamentos Pfizer. La Autoridad Palestina, que controla partes de Cisjordania, y el grupo terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, han recibido pequeñas cantidades. La discrepancia se produce en medio de la controversia sobre la supuesta responsabilidad de Israel en la inoculación de la población palestina.

La AP afirma que Israel es una potencia ocupante para los palestinos, y por tanto es responsable de sus necesidades de vacunas. El gobierno israelí dice que los palestinos son responsables de sus propias necesidades médicas, incluidas las vacunas, basándose en los Acuerdos de Oslo de 1993, pero ha expresado su voluntad de ayudar más ampliamente a la AP en este frente una vez que la población israelí esté totalmente vacunada. Hasta ahora, aproximadamente la mitad de la población israelí, unos 4,5 millones de personas, ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

De los 300.000 palestinos residentes en Jerusalem Oriental -la mayoría de los cuales, a diferencia de los palestinos de Cisjordania, se consideran residentes israelíes y están siendo vacunados por Israel- 76.000 han recibido al menos una dosis de la vacuna, según el alto funcionario del fondo sanitario Clalit, Ali Jabrini. De ese grupo, 23.000 han recibido también una segunda dosis.

En Cisjordania y Gaza, las cifras son muy inferiores. Israel ha transferido 10.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V que fueron donadas a los palestinos por Rusia. Ocho mil de esas dosis fueron a Cisjordania y 2.000 a la Franja de Gaza la semana pasada, después de que Israel retrasara inicialmente el envío.

Israel envió otras 200 dosis propias que, al parecer, fueron a parar a los dirigentes de la AP, pero Ramallah no ha hecho comentarios sobre esos envíos.

Israel también se comprometió a enviar 5.000 dosis de vacunas a los palestinos de Cisjordania, 2.000 de las cuales han sido entregadas y están siendo distribuidas. La AP sigue esperando las otras 3.000 y no se sabe cuándo llegarán. Esta semana, Israel transfirió otra cantidad no especificada de dosis de vacunas para los trabajadores sanitarios palestinos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa hambruna recordada
Artículo siguienteLos judíos, son nuestros hermanos mayores
La Agencia Judía de Noticias durante 10 años fue la principal fuente de información sobre Israel y la política comunitaria. Sus notas y entrevistas fueron levantadas por los principales medios y agencias periodísticas del mundo. Luego de haber cumplido una década desde su creación, cambió su nombre a Agencia AJN y se lanzó a una nueva etapa de expansión internacional, para ser líder en la producción de noticias de Medio Oriente en español con base en Buenos Aires. La Agencia AJN refleja permanentemente las relaciones diplomáticas, intercambios comerciales y convenios entre Israel y Latinoamérica. Además, promueve la búsqueda de justicia por el atentado a la AMIA y a la embajada de Israel en Buenos Aires; impulsa el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman y condena todo acto de terrorismo en el mundo. Conformada por un importante equipo de redactores, cronistas y corresponsales, la Agencia AJN ofrece el mayor nivel de profesionalismo para el tratamiento de la información. Director: Daniel Berliner. Desde hace tiempo contamos con Isaac Ajzen como representante y corresponsal de la Agencia Ajn en México.