Stranger Things’ es una de las más aclamadas y consumidas de , cuenta con millones de seguidores en todo el mundo, y tras tres años sin nuevos capítulos, la nueva temporada que llegaba a la plataforma a finales de mayo ha sido todo un éxito, tanto que los fans de la ficción ya esperan con ansias la segunda parte, que se estrenará el próximo 1 de julio, sin embargo, las nuevas entregas de la serie protagonizada por Millie Bobby Brown no se han librado de la polémica, y es que se enfrenta a una delicada crítica por parte de la comunidad judía debido a una de las localizaciones que ‘Stranger Things’ eligió para desarrollar una de sus tramas.

LA COMUNIDAD JUDÍA CONTRA ‘STRANGER THINGS’
La comunidad judía ha mostrado su indignación con la famosa serie de Netflix, debido a una de sus localizaciones, concretamente una prisión situada en Lituania que fue utilizada por los nazis, y donde la ficción grabó las escenas que protagoniza Jim Hopper, personaje interpretado por David Harbour, en el comienzo de la cuarta temporada, en la que se encuentra prisionero en una cárcel rusa.

La comunidad judía ha decidido actuar ante este desafortunado gesto por parte de la plataforma de streaming, y han publicado una petición en change.org, a través de la que exigen responsabilidades a por las escenas grabadas en la prisión de Lukiškes, en Vilna, que ya lleva acumuladas más de 19.000 firmas.

La citada prisión no data de la Segunda Guerra Mundial, el complejo arquitectónico fue construido bastantes siglos antes, sin embargo, fue durante este conflicto cuando los nazis la convirtieron en una prisión para “el secuestro, encarcelamiento y tortura de judíos, romaníes y presos políticos”, y allí murieron más de 100.000 personas durante los años que duró la guerra.

Además, el enfado y la indignación de la comunidad judía con la aclamada serie no acaba ahí, ya que no solo se limitaron a utilizar la prisión para grabar la serie, sino que “para empeorar las cosas, ‘Stranger Things’ y acordaron convertir Lukiškes en un hotel en pleno funcionamiento, administrado por Airbnb”, se puede leer en la petición de change.org, en la que se señala que las habitaciones del alojamiento tendrían un precio entre los 104 y 114 euros por noche.

Por otro lado, la citada petición también alude a otro hecho que se está convirtiendo en una moda entre los fans de ‘Stranger Things’, tatuarse números en los brazos inspirados en la historia de Eleven, y cuyas imágenes la propia plataforma comparte en sus redes.

“Esto no solo se burla del trauma compartido de la comunidad judía y romaní, sino que profana aún más los recuerdos vivos de los supervivientes del Holocausto y sus descendientes”, argumentan los creadores de la petición, que responsabilizan tanto a como a la serie de borrar el Holocausto y exigen que el dinero obtenido de esta cuarta temporada “debe devolverse a las comunidades judía y romaní de Lituania como reparación por el daño que está causando”, así como también exigen “una disculpa pública de inmediato de Airbnb, y ‘Stranger Things'”.

Fuentenoticias de navarra

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorObra de arte en Alemania causó polémica entre los asistentes
Artículo siguientePlabras en cascada || Afrodita, Hera, Ariadna y Atenea: Un poema, mil emociones