La Fiscalía de Portugal abrió una investigación a la concesión de la nacionalidad portuguesa por ascendencia sefardí al millonario ruso Roman Abramovich, dueño del club de fútbol inglés Chelsea. Fuentes de la Fiscalía lusa confirmaron a EFE que se abrió una pesquisa en el Departamento de Investigación y Acción Penal Regional de Lisboa, sin dar más detalles. Abramovich consiguió naturalizarse portugués en abril del año pasado gracias a la Ley de Nacionalidad lusa, que reconoce a los descendientes de los judíos sefardíes que vivieron en la Península Ibérica hasta ser expulsados a finales del siglo XV. El empresario ruso consiguió la nacionalidad después de probar su ascendencia sefardí a través de la Comisión de Certificación del Sefardismo de la comunidad judía portuguesa. Tras conocerse la noticia, activistas y tertulianos criticaron la concesión de la nacionalidad a Abramovich y el opositor ruso Alexéi Navalni llegó a acusar a Portugal de recibir sobornos para naturalizar al empresario. “Finalmente (Abramovich) consiguió encontrar un país donde pudo pagar algunos sobornos y hacer algunos pagos semioficiales y oficiales para acabar en la Unión Europea y en la OTAN”, escribió Navalni en Twitter. El Instituto de los Registros y Notariado (IRN) de Portugal también abrió una investigación interna a este caso, según desvelaron medios locales. Abramovich, de 55 años y nacido en la antigua Unión Soviética, tiene actualmente cuatro nacionalidades: rusa, israelí, lituana y portuguesa. La ley que permite a los descendientes de judíos sefardíes nacionalizarse portugueses fue aprobada en 2015 y desde entonces más de 30.000 personas recurrieron a ella para tener pasaporte luso.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael desahucia a vecinos de barrio disputado en Jerusalén
Artículo siguienteSurprised?