En diálogo con Itongadol, Uri Orbach brindó detalles sobre el Valiant con el que viajó a Israel recientemente. «En algún momento llegué a quebrarme porque parecía que nos estábamos yendo todos de Argentina».

Uri Orbach acaba de llegar a Israel como parte de un contingente de olim (inmigrantes) que trajo el Keren Leyedidut, acompañado de su padre y madre.

Su abuelo compró un Valiant 1 de 1962 y la familia no pudo dejarlo en Buenos Aires, y por eso decidieron embarcarlo y llevarlo como quien lleva una de sus pertenencias o una caja de alfajores al otro lado del mundo.

La última semana emigraron desde Argentina 170 nuevos olim. Esta aliá (inmigración) se hace desde el Keren Leyedidut con la importante ayuda de la Sojnut, la Agencia Judía para Israel.

Con respecto al 2020 la aliá desde Argentina aumentó un 46%, con 633 olim.

Uri, quien junto a su padre José y su madre Blanca vivió en el barrio de Villa Crespo, en Buenos Aires, cuenta en una entrevista con Itón Gadol cómo se gestó la idea de llevar el auto a Israel y la expectativa de iniciar esta nueva vida.

IG: ¿Cómo vivieron esta alía, quiénes la comparten y quiénes forman parte su familia? ¿Por qué adoptaron esta decisión?
UO: Es una decisión que nos llevó un par de años, empezó la odisea en el 2018. Como toda alía (inmigración) es un proceso, con altos y bajos, pero gracias a D’s el 5 de octubre se pudo lograr el objetivo.

IG: ¿De este año?
UO: Sí, de este año, salí de Argentina el 6 porque justo el avión se atrasó, pero el tojnit (programa) era el 5 de octubre. Siempre que uno hace un cambio brusco cuesta, y todo lo que cuesta en la vida después da sus frutos, ese es el tema siempre en el judaísmo, nada es fácil, todo hay que hacerlo, todo despacio. Bueno, la odisea empezó porque teníamos que largar todas las cosas de Argentina, cortar con todas las raíces. Por la situación económica del país no daba para hacerlo tan sencillo y hubo una demora. Pero se lograron los objetivos, y fue muy emocionante. Viajé varias veces a Israel, pero nunca en mi vida vi una cola tan impresionante para hacer el check in, y la mayoría era de la alía, o que venían a estudiar por dos años, y fue emocionante. En algún momento hasta llegué a quebrarme, porque parecía que nos estábamos yendo todos de Argentina, parecía Itziat Mitzraim hacia Israel desde la Golá, fue muy fuerte la situación que viví en ese momento. La semana pasada terminó Simjá Torá, terminaron todos los jaguim, y a mí se me cruzó algo en la mente. Pensé que era una ironía de la vida, terminamos con el Sefer Torá, empezamos con Shabat Bereshit, yo me estoy yendo a un nuevo horizonte, que es Eretz Israel, y a la vez Rosh Jodesh, cabeza del mes, entonces es como se me dio. Empezar con el pie derecho fue algo emocionante, no hay palabras para poder dar en mí mismo. Fue todo inesperado, fue demasiado.

IG: ¿Quiénes viajan con usted?
UO: Viaja mi mamá con mi papá, y también yo.

IG: ¿Cómo fue el proceso del Keren Leyedidut?
UO: No tengo palabras para agradecerle tanto a Martín principalmente, a Leo y a Walter en Ezeiza. Tuve cosas con los tres. Con quien más tuve contacto fue con Martín en un principio porque voy a comentar, por qué es una aventura, que es algo que uno lo lleva adentro. Nosotros estábamos trayendo un auto a Israel. Hay un solo auto acá en Israel que es un Valiant 1, todo original, que lo estamos llevando. Es un Valiant 1 de 1962.

IG: ¿Cómo es eso?
UO: Yo no me iba a Israel si no me llevaba ese auto. Yo lo considero como un miembro más de la familia. El que no lo puede entender es porque no conoce el sentimiento que uno le tiene a ese auto. En el año ’99 yo viajé por primera vez a Israel, y mi hermano que vive acá que se llama Jaim me llevó a ver un auto, fuimos a la casa de unos amigos, me llevó a ver un auto y a mí me impactó, era el mismo auto que el de mi papá. Y bueno yo siempre dije, desde el año ’96 que decíamos que íbamos a hacer alía, yo era muy chico, ‘si vamos a hacer alía el auto viene con nosotros’. Yo tenía eso en mi mente. De muy chico, yo tenía 15 años, fui en la época en que Puerto Madero no era Puerto Madero, fui a averiguar cómo era llevar el auto, me metí muy de lleno en eso. Tardamos unos años pero se logró, aunque es verdad se nos atrasó mucho la aliá. Mi aliá tendría que haber sido a principios de agosto, antes de los jaguim, pero por los problemas que hay, que no hay booking, containers que vienen a la Argentina, entonces se nos demoró un poco, pero Baruj Hashem logramos los objetivos.

IG: ¿Dónde está el auto ahora, y por qué es tan importante para la familia el auto, ese Valiant 1?
UO: Bueno, el auto está en alta mar, salió de Argentina en el mes de septiembre. Tenía que haber salido el 28 de septiembre y cómo todo lo que sucede salió después de Iom Kipur. Ahora está llegando a España, y después tiene que hacer conexión para Ashdod. Y este auto es tan importante para nosotros porque lo compró mi abuelo en el año ’66, con 40.000 kilómetros.

IG: ¿Cómo se llamaba su abuelo?
UO: Mi abuelo se llamaba Aarón Shmuel. Siempre le tuve mucho sentimiento de muy chiquito, en realidad todo vivía para el auto, el domingo lo que hacía, iba a lavar el coche, muy chiquito, y siempre, aprendí a manejar con este coche, salí mucho con este coche, vacacionamos con este coche. Y bueno la idea siempre fue traerlo a Israel, y con la idea de que mi papá pueda tener un trabajo con ese auto, que el auto le de parnasa, qué significa eso, que puede llevar novias, que pueda hacer eventos. Es un auto de colección, que cualquiera que lo ve se vuelve loco porque está impecable. Es más, en migraciones, en la fiscalía, en Aduana que estábamos por subirlo al container vino AFIP y dijeron ‘este auto no debemos dejarlo salir de Argentina por el estado en que está’.

IG: ¿Y el cariño por el auto es tanto suyo como de su padre, o es más suyo?
UO: En general el cariño lo tenemos el núcleo familiar completo. Mis hermanos, yo tengo una hermana que todavía vive en Argentina, y tengo también mi hermano que vive acá, todos le tenemos cariño, pero más fuerte, más sentimiento lo tengo yo y mi papá por ese auto.

IG: ¿Dónde van a vivir en Israel?
UO: El coche llega a Ashdod. Nosotros en principio estamos instalados en Modiim, que es entre Jerusalem y Tel Aviv, y después uno verá dónde vamos, pero la idea es estar más al centro del país

IG: Por Israel va a circular un Valiant 1 muy pronto, que todo el mundo va a reconocer.
UO: Exactamente, y va a ser un coche famoso exactamente, porque va a ser único

IG: Es como un símbolo argentino.
UO: Es un auto que es americano.

IG: Hacía referencia a la historia familiar que involucra a este auto.
UO: Y sí, es algo bien de Argentina, porque no es algo que está haciendo alguien que se va a otro país. Generalmente al emigrar uno se lleva los efectos personales: muebles, ropa, todo, pero un auto, esto es como que ya pasaste la barrera. Pero bueno, nosotros lo logramos gracias a D’s. Costó muchísimo en el sentido de muchos trámites, la baja vehicular. No es sencillo todo. Gracias a D’s con la ayuda de Hashem todo se logró. No veo la hora……

IG: ¿Ustedes son de Villa Crespo?
UO: Sí, del corazón de Villa Crespo, Scalabrini Ortiz y Camargo.

IG: ¿A qué sinagoga iban?
UO: Al Beit Jabad de Villa Crespo, en Serrano.

IG: ¿Con qué expectativa llegaron a Israel y cuáles son sus proyectos?
UO: La verdad todavía no pude caer, es como que todavía no estoy asentado porque uno está en la cuarentena, ya empecé a hacer los trámites que uno tiene que hacer luego de la alía, pero es algo que yo siempre lo tuve en mente, hacer alía, y es algo que te agarra piel de gallina. Es algo que todo yehudí tiene que hacer, decir: «Vamos para Israel que es nuestro país», hay lugar para todos. Y principalmente tengo que volver a agradecer a toda la gente del Keren Leyedidut, no tengo palabras.

DESTACADA