Sergio Ramos se llevó de Tel Aviv mucho más que un título para el PSG y un golazo de tacón. El defensa vivió un emotivo reencuentro con un niño israelí al que le une una conmovedora historia desde hace cinco años.

Sergio Ramos, en un partido con el PSG la temporada pasada.
Fútbol. La situación de Sergio Ramos puede dar un giro con la última decisión del PSG
El Paris Saint-Germain se enfrentó a Nantes en la Supercopa de Francia y ganó 4-0 en el partido disputado en Bloomfield en Tel Aviv. Pero, más allá del triunfo, el momento más hermoso de este viaje del equipo parisino lo regaló Sergio Ramos. El central español tenía la misión de volver a abrazar a un niño huérfano de cinco años, que lleva su nombre. Ramos Setavi, que perdió a su padre en un atentado terrorista en 2017, pudo por fin conocer a su ídolo futbolístico que ya lo tuvo en sus brazos poco después de nacer.

Un nombre en honor a su ídolo
Ramos Setawi, de cinco años, cuyo padre, un oficial de policía murió tiroteado en el Monte del Templo en 2017, lleva el nombre del central. El difunto Hail era un gran admirador de Ramos y nombró a su hijo en honor al jugador solo dos semanas antes de su trágica muerte. Esta es la segunda vez que el niño está con el camero aunque su primer encuentro con la estrella nos es más que una foto para el pequeño que entonces tenía tan solo tres meses. Al enterarse de la visita del jugador del PSG a Israel, Setawi envió un vídeo a la estrella del fútbol pidiéndole que se reuniera con él nuevamente y el camero no se lo pensó un instante.

El excapitán del Real Madrid propició el emotivo reencuentro en el que le regaló una camiseta del PSG y un balón firmado. Un gesto que ha emocionado a los aficionados y que sin duda el pequeño nunca olvidará.

El sábado por la tarde, Ramos Setawi llegó al Hotel Hilton de Tel Aviv junto a su tío Husam Setawi (hermano de Hail), donde Sergio Ramos lo recibió con un fuerte abrazo. “Su abrazo fue el momento más feliz del encuentro”, cuenta el joven Ramos, “también me preguntó si juego al fútbol y en qué posición”.

Su tío Husam también compartió la emoción. “Nos confirmaron el viernes a medianoche que se iba a producir la reunión. Ramos ya estaba durmiendo, pero fue el primer mensaje que recibió al despertar. Estaba muy emocionado. Hablamos mucho, planeamos ese momento y fue increíble. Yo creo que las cosas no pasan sin sentido. Su papá se merecía este encuentro, es todo para él. No puedo ni explicar cuánto amaba su papá a Ramos, y el hecho de que su hijo lo haya conocido, es muy conmovedor para nosotros”, afirmó a los medios israelíes. El propio Sergio Ramos incluso compartió fotos de la reunión con sus 52 millones de seguidores en Instagram, seguidas de una leyenda que decía “Estoy feliz de volver a encontrarnos”. Pero ¿Cómo nace esta conmovedora historia?.

Una relación nacida de la tragedia
Hay que remontarse a 2017. La selección española jugó, y ganó en octubre de ese año a Israel en el Teddy Stadium de Jerusalén (0-1), en el cierre de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, y Sergio Ramos, por entonces capitán del equipo nacional aprovechó su visita a Tierra Santa para rendir un emotivo homenaje a Hail Sitawi, un policía israelí de 30 años que el 14 de Julio de ese mismo año había sido asesinado junto a un compañero -Camil Shanan, de 22 años- por terroristas palestinos en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

Sitawi fue asesinado a los pocos días de haber sido padre de un niño llamado Ramos, a quien el policía puso este nombre en honor al entonces capitán de la selección española y del Real Madrid, dos equipos de los que Hail era gran seguidor.

Al defensa le informaron de esta historia y le llegó al corazón. Así que, en cuanto tuvo oportunidad, quiso conocer al pequeño Ramos Sitawi para poder tenerlo entre sus brazos, como se puede ver en esta foto publicada entonces en la cuenta oficial de Twitter del Estado de Israel en español.

La historia del fútbol está llena de un sinfín de anécdotas increíbles que dan fe de la calidad humana de las estrellas más allá de sus triunfos futbolísticos y esta, sin duda, es una de ellas.