Diario Judío México - El pasado 21 de enero de 2016 el Pleno del Ayuntamiento de Avilés se adhirió al movimiento BDS. Esta iniciativa tiene una mal disimulada motivación judeófoba y busca la desaparición del Estado de . El movimiento, próximo a Podemos ha pretendido hasta ahora actuar con plena impunidad en ayuntamientos, arrogándose competencias que no les son propias, introduciendo la discriminación antisemita y manchando el buen nombre de aquellas ciudades a las que engañan. La razón y la Ley vuelven a ponerles freno.

ACOM hace frente a estas agresiones apelando al buen sentido de los grupos políticos democráticos que creen en nuestro estado de Derecho y huyen del afán totalitario e ilegal de demonizar al Estado Judío, la única nación democrática y garantista de Oriente Medio.

Tras presentar recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Avilés por las declaraciones de boicot aprobadas en su Pleno, el mismo Ayuntamiento ha aceptado las razones de la reclamación de ACOM por quebrar las libertades públicas. Pero no sólo eso. Los servicios jurídicos del ayuntamiento advierten que la campaña de boicot del BDS incurre en una larga lista de ilegalidades, entre ellas:

  • El boicot amenaza el derecho de las personas a no ser discriminadas, la libertad académica, la libertad de expresión y el derecho a no revelar religión, raza, origen nacional y opiniones personales.
  • El boicot infringe la Ley de Contratos Públicos y las Directivas Europeas sobre igualdad de trato.
  • El Ayuntamiento incurre un riesgo cierto por incitar al odio, a la discriminación, o a la violencia contra las personas afectadas por el boicot, que se extiende no sólo a , sino a cualquier persona, española, judía o no judía, que no declare su adhesión a los objetivos políticos de la campaña BDS cuando se le conmine a hacerlo.

El pleno del Ayuntamiento ha aceptado presentar ante el Juzgado su aceptación de la demanda de ACOM (liderada por el bufete Wenley Palacios), mostrando su acuerdo en que sean anulados judicialmente los dos acuerdos aprobados el 21 de enero, que imponían el boicot a y su adhesión a la campaña BDS. El Ayuntamiento también ha identificado riesgo cierto de que la adhesión a la campaña BDS de boicot a le haga responsable de fomentar, promover o incitar al odio, a la discriminación, o a la violencia contra las personas afectadas por el boicot que se extiende no sólo a , sino a cualquier persona, española, israelí o extranjera, judía o no judía, que no declare su adhesión a los objetivos políticos de la campaña BDS cuando sea intimado a hacerlo.

Desde ACOM deseamos mostrar nuestro reconocimiento a la dignidad del Ayuntamiento de Avilés, que revocó con determinación su lamentable decisión de unirse a la campaña de boicot contra tan pronto conocieron sus efectos sobre las libertades públicas. La aceptación de la demanda contó con los votos favorables de PSOE, PP y Ciudadanos, y el voto en contra de partidos instrumentales de PODEMOS e IU.

“El BDS no busca el fin de ninguna ocupación ni aboga por una solución de dos Estados al conflicto árabe israelí. Busca la desaparición del único Estado hebreo negando a los judíos, y sólo a los judíos, el derecho a su país casi 70 años después de que fuera reconocido por la ONU. Sus fines son discriminatorios y sus medios mafiosos. La rectificación del Ayuntamiento de Avilés, gracias a la Ley, cierra el paso a que el BDS campe a sus anchas en su chantaje a la Democracia” – Ángel Mas, Presidente de ACOM – Acción y Comunicación sobre Oriente Próximo

Vídeo del acuerdo en Pleno: